viernes, 30 de diciembre de 2016

Ya se acaba y mañana no es día.

Este 2016 se está acabando ya, y mañana no es día de hacer balance.
Ha pasado de todo, mucho malo, mucho bueno. 
Personas increíbles entraron en mi vida o profundicé en su amistad  y a otras las he recuperado. Hay, por fortuna algunas, de nefasto recuerdo, que han salido de ella, y algunas, para mi corazón siempre serán demasiadas, que me dejaron para siempre.  
La abogacía en este año, también ha cambiado, si hace 367 días temíamos a Lexnet, ahora con odiarlo ya tenemos más que suficiente
Los abogados de oficio, dependendiendo de si trabajamos en Las Rozas, Sanxenxo, Gasteiz, Marbella  o Sabadell, cobramos diferente que si trabajamos en Cartagena o Almendralejo y eso no ha cambiado.
Nuestro Alto Tribunal, como no podía ser de otra forma ha visto enmedar su plana con la archifamosa Sentencia de las cláusulas suelo, como cualquier abogado sabía desde el principio, la nulidad es "ex tunc", no se pretendía "ex nunc". Aunque este sólo ha sido el último y más sonado varapalo a nuestro sistema judicial y jurídico.
En fin, un año como todos, ni peor ni mejor, pero duro y complicado en cada uno de sus 366 días para todos y cada uno de los miles de abogados de a pie de este país.
Hoy en viernes y como se dice en Twitter FF para mis compañeros que cada uno de los 365 del año 2017 se pondrán la toga, acudirán a Comisaría, asesoran a sus clientes en el despacho, trabajarán por sus compañeros desde las Juntas de Gobierno y las Comisiones de cada uno de los 83 Colegios de Abogados de España, y por supuesto FELIZ AÑO NUEVO A TODOS LOS ABOGADOS DE A PIE. 
  

lunes, 19 de diciembre de 2016

Ya basta!!! Hagamos algo!!!

Llevo, llevamos todos un par de años, con el miedo en el cuerpo, los europeos, París, Bruselas, Niza y hoy Berlín, y encima en un mercadillo de adviento.
Aún no se ha confirmado, pero los otros si lo están.
No quiero tener miedo, exijo que, además de mis propias medidas de autoprotección, mi país me proteja, y la Unión Europea también lo haga, y si yo puedo o tengo que hacer algo, que me lo digan, no sólo demando mi seguridad, necesito que me digan qué puedo hacer yo, para que esto acabe.
Hoy no soy capaz de objetivar las reivindicaciones de los autores de este tipo de masacres, de terrorismo, y creo que nadie, en su sano juicio las objetiva. Los europeos, los occidentales, tenemos defectos, muchos, pero no creo que nuestra actuación a lo largo de la historia, sea, ni haya sido nunca equiparable al terror indiscriminado y contra población civil inadvertida.
¿Cuándo nos van a decir nuestros gobiernos que esta guerra no tenemos forma civilizada de combatirla?

viernes, 16 de diciembre de 2016

LexNet y agonia.

Los diarios sobresaltos que nos proporciona nuestro inestimable sistema judicial, desde hace casi un año, ha encontrado el aliado perfecto para terminar con la escasa salud cardíaca de los pobres abogados del común.
Al principio sólo temíamos al mensajero de los Procuradores, que nos llevaba al despacho, siempre en horario de tarde, las notificaciones. 
Luego vino el fax, y podíamos recibir el susto a cualquier hora del día, o de la noche, incluida la del viernes, cuando con el tacón y en rouge puesto, y camino de la cena con el novio de turno, aquel trasto del demonio empezaba a soltar folios como si el papel y la tinta fueran gratis. 
Seguimos evolucionando y los Procuradores, que ya usaban Lexnet, también sin día ni hora establecida, te remitían por correo electrónico las notificaciones recibidas.
Y llego el 2 de enero de este año, y además de esto, ya tuvimos nuestro propio sistema de tormento, diario, no se suben las demandas, no se conecta al sistema, te llegan los avisos a la aplicación del móvil cuando te descargaste la resolución el día anterior, y todas las demás cosas, que cada día y en cada despacho suceden, porque no conozco ni un solo letrado al que le funcione bien a diario.
Eso si, nuestros amigos cardiólogos están hasta el gorro de nuestros semanales dolores precordiales...
Feliz finde.

jueves, 15 de diciembre de 2016

Agotamiento.

No sé si soy sólo yo, o nos ocurre a todos los abogados, que el mes de diciembre es el del fin del mundo y todo tiene que estar para ayer y las demandas presentadas, y los requerimientos cumplimentados en una audiencia y todos se vuelven locos como si el 31 de este mes se fuera a llevar sus quejas con el Año viejo.
Pues según mi experiencia, el 2 de enero, todo sigue igual, en el mismo sitio, los autos no se han autodestruido con las 12 campanadas, ni los presos han salido de sus celdas mientras sonaba el carrillón de la Puerta del Sol, ni se ha prescrito la acción con las uvas de la suerte, ni se han evaporado las esperas de 18 meses en el ETPS.
Aún así, parece que ni los Juzgados, ni los clientes, ni nosotros mismos estamos seguros de que por alguna clase de encantamiento, este año, pueda suceder, y por si acaso, hay que hacerlo todo antes de que termine 2016.
Y encima, eso hay que compaginarlo con comidas familiares, cenas con amigos, compras de regalos, para unos y para otros, en fin, es un diciembre como todos en un despacho de abogados.

miércoles, 14 de diciembre de 2016

Herencias y herederos.

Ayer era martes y 13, y aunque no soy supersticiosa en ningún grado, por respeto, a los que si lo son, decidí no escribir, es broma, simplemente no tuve ni tiempo ni ganas de hacerlo.
Si los abogados, a veces, tenemos sentido del humor, aunque os pueda resultar chocante, los encorbatados togados haciendo chistes.
Lo que no es gracioso, se mire por donde se mire, es que unas adjudicaciones de una herencia se hagan empezando por el final, es decir, primero se sabe cuánto se le quiere dar a un determinado heredero, y a partir de ahí, cuadramos las cuentas, empezando por el avalúo de los bienes, con la colaboración inestimable del gestor de finado, siguiendo con las componendas del contador-partidor, y terminando con la aquiescencia del notario autorizante de la Escritura.
Si se tratase de 300 €, la cuestión carecería de relevancia, cuando hablamos de millones de euros en herencia yacente, la cosa no tiene maldita pizca de gracia.
Todo lo anterior, por supuesto, a favor de unos herederos y en contra de otros.
Ahora toca lo importante, empezamos por la acción civil o por las acciones penales, porque hay para ambas y para todos.

lunes, 12 de diciembre de 2016

Acaban y empiezan.

La vida de los abogados está llena de comienzos y de finales.
Los primeros pueden ser explosivos, como si de una carrera de velocidad se tratase, y tu vida durante unos pocos días gira exclusivamente en torno a ese principio, luego, como es bien sabido, todo se calma y comienzan a contar los plazos judiciales, que aunque recogidos en las leyes rituarias, su aplicación práctica, dista mucho, muchísimo de aproximarse a la realidad.
También tenemos principios lentos, por necesidad del asunto, periciales, informes varios, reuniones con expertos que nos ilustran sobre las circunstancias concretas, consultas a bancos, registros o notarías, y otro sin fin de cosas mas, y luego, la tramitación judicial es veloz como la luz, pues, tras la interposición de la demanda, llega un acuerdo extrajudicial beneficioso para todos.
Y ahora le llega el turno a los finales. Procedimientos que creías terminados hacía años, y de repente, resucitan, esto ocurre en penal, sobre todo, con las ejecutorias, y si hay responsabilidad civil, ya es la muerte a pellizcos. Pero no sólo, qué decir de las Ejecuciones dinerarias de Familia, que puedes pasarte siete años ejecutando poco mas de seis mil euros, y luego los intereses y además las costas.
Alfas y omegas de los procedimientos en los despachos. 

viernes, 2 de diciembre de 2016

Ad hominem

La falta de argumentos, la falta de razones, la falta de pruebas, los letrados, no muy avezados, la transforman en acusaciones ad hominem.
Es un recurso que ningún abogado debe utilizar jamás, porque evidencia la falta de estudio, de preparación, de análisis, de recursos jurídicos.
Desacreditar a un demandante, a un testigo, o a un perito, por ejemplo, se hace, pero sobre la base de contradecir su declaración actual con las anteriores, con otras, con pruebas físicas que desmonten su versión, no entrando en el plano personal y usando chismes, historias o habladurías.
Esto mismo es predicable de muchas otras facetas de nuestra profesión, como las negociaciones o los acuerdos. 
El respeto, la educación, la profesionalidad, deben imperar en las relaciones entre los abogados y las partes, los testigos, etc, también entre los letrados entre sí, y estos deben conducirse, evitando esa práctica, en todos los aspectos de su vida laboral.     

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Miedo

Los procedimientos de familia, al implicar sentimientos y mutuos conocimientos entre los afectados, que rebasan con creces, las transacciones normales en el resto del derecho civil, producen unas angustias que en ningún otro tipo de asuntos se dan.
El miedo de una madre a un ex marido irresponsable, el terror de un padre ante una ex mujer enferma, el pánico de unos niños a unos abuelos rigurosos y con criterios educativos añejos...esas sensaciones imposibles de demostrar en una sala de vistas y que, en la mayoría de los casos fundamentan las peticiones que nosotros formulamos en los solicito de las demandas, nos toca calmarlas a los pobres letrados.
En casi todos los casos, las cosas son malas, pero no tan terribles, y tenemos que imponer cordura, sin embargo, en otras ocasiones, nosotros mismos nos espeluznamos con los relatos, que son corroborados por terceros o por documentos. 
Aún así, cuando la situación no es tan dramática, pero si real, nos vemos constreñidos por la rigidez de nuestro sistema probatorio.
El miedo es libre, pero no suele ser infundado, probarlo es cuestión diferente.

lunes, 28 de noviembre de 2016

A veces, hay JUSTICIA

Aunque resulte duro leerlo en un blog de una abogada, pero es la verdad, pura y dura, a veces, y aunque en principio, todo esté en contra, se obtiene JUSTICIA, así con todas en mayúsculas.
No es nada, políticamente correcto, decir que no todas las denuncias por maltrato de género tienen que acabar en una irremediable condena, y ello, porque algunas no tienen fundamento ni corroboración por elementos externos, y sólo nos queda la mera declaración de la presunta víctima, que, algunas veces, exagera, inventa, o percibe la realidad de una forma distorsionada.
En esos casos, tampoco es tan sencillo obtener la resolución más correcta, se han de dar varios factores adicionales que condicionan ese resultado justo.
Después de varios días de auténtico infierno, se ha hecho justicia con un investigado.
En otras ocasiones, son los caraduras los que encuentran cumplida respuesta judicial a su mal hacer y a su desidia, que intentan hacer pasar por honestidad y buena predisposición a cumplir con todo. En esos casos, a nosotros, que siempre nos toca bailar con la más fea, tenemos la obligación de seguir hasta el final con estos asuntos, en los que estamos convencidos de la justicia de la petición deducida en la demanda. Y en ellos, también, a veces, hay JUSTICIA, aunque quepa recurrir en apelación.  

viernes, 25 de noviembre de 2016

Cuatro a cero.

Hay situaciones en las que parece inevitable el enfrentamiento entre familiares, y ello por las diferentes perspectivas de cada uno de ellos.
Esta tarde me consultaba un cliente si era posible otorgar un poder con efectos exclusivamente médicos. Yo este tipo de poderes los he visto en militares cuando salen de misión al extranjero, y creo que es perfectamente aplicable a cualquier otro tipo de personas.
La preocupación de mi cliente viene por la mas que avanzada edad de su progenitor y la reciente experiencia de confrontación con sus otros parientes con motivo de un accidente sufrido por ese.
Cada uno de ellos tiene una visión diferente de sus obligaciones con respecto al mismo, y seguramente, todos tienen una parte de razón, pero lo cierto es que un desacuerdo en una cuestión como esta puede provocar, a la postre, una desatención de lo más importante, la salud del padre.
La previsión con la que mi cliente se está conduciendo en este asunto, es sin duda encomiable, y altamente recomendable, pues se evitará, al menos, se paliará el desastre que podría llegar a producirse por la falta de entendimiento, entre todos los implicados. 
Mi cliente es perfectamente consciente de que perdería si o si, así que mejor prevenir.

jueves, 24 de noviembre de 2016

Revoltosa y gamberra.

Hay días en que, con todo el trabajo que vas sacando adelante, todas las cosas que haces y todo lo que sabes que te queda por hacer, a una hora ya nada prudencial, acabas con un estado de ánimo que mezcla la revolución con el gamberrismo.
Igual te pones a colorear los Autos, con todos los fluorescentes de la caja, para desestresar; que te marcas unos pasos de baile camino de la cocina, cuando vas a por el enésimo café; que decides comprarte un par de zapatos por internet, aprovechando el black friday; o en último caso, descolgar el teléfono y reirte un rato con alguna buena amiga.
Tras esos instantes de relax y paz, volver a la tarea se hace mucho más llevadero, incluso se ven cosas, que antes, con el exceso de concentración se estaban escapando.
No todo el tiempo estamos serios y sesudos ante los papeles y los ordenadores, a veces tenemos que hacer esos imprescindibles breaks para poder seguir otro par de horas, o tres, y llegar a casa con la conciencia de haber terminado el trabajo.

martes, 22 de noviembre de 2016

Suecia, siglo XXI

Es es la sensación que uno tiene cuando, compañeros de otros lares, te explican sómo funcionan ellos en su cotidianeidad.
Cuando te enteras de que hay uno "de guardia" para localizar al de la guardia que no aparece y que ni siquiera puede dormir, es inevitable preguntarse ¿en qué siglo viven? En el XX cuando la telefonista del pueblo descolgaba y tú, con toda naturalidad le decías, ponme con mi tía, y ella, que sabía perfectamente quién eras tú, y tu tía, te enchufaba para que le dijeras a la pobre, que te invitase a comer, que la comida de tu madre no te gustaba... El ejemplo me vale, la Comisaría, si no consigue contactar con el letrado, llama al "de guardia", para que éste se tome la molestia de hacerlo, o si no lo conseguiré, que le proporcione oro de guardia que sustituya al ausente.
Aquí hace mucho tiempo que funcionamos como un lugar civilizado, con una centralita que, pese a las innumerables críticas, funciona bien, y no se incordia más que a los letrados de guardia o que entrarán en los días sucesivos, pero no se deja insomne a un pobre compañero, que nada tiene que ver en ese ajo.
Ya digo, somos suecos viviendo en el siglo XXI comparados con otros.

lunes, 21 de noviembre de 2016

¿Perdido?

Algunos asuntos llegan a los despachos perdidos de antemano, otros, en cambio, que no lo parecen, se van complicando por minutos.
Con las nueva regulación del desahucio, hay que enervar la acción en el plazo de diez días desde el requerimiento, pero eso no es del todo cierto.
Cuando durante meses el demandante aporta al Juzgado más y más facturas y se van consignando las cantidades, en principio, deberías seguir levantando la acción, porque es el propio demandado el que no proporciona al demandado las pertinentes facturas, las pone a disposición judicial, y ante eso el pobre inquilino, solo puede consignar...hasta el propio Juzgado dice, no me consigne!!!! ¿Y entonces qué hacemos?...
Mañana se dilucidará la cuestión.

viernes, 18 de noviembre de 2016

Algunas veces

A veces nos encontramos en tesituras difíciles de solventar. Como abogados y como personas, porque de ambas cosas estamos compuestos.
Optar por la A) nos garantiza la propiedad y la continuidad, optar por la B) es una aventura y un nuevo comienzo.
La primera elección es cara, la segunda incierta.
¿Qué aconsejamos en esos casos a los clientes?
Yo hoy me he atrevido a aconsejar lo desconocido, la incertidumbre, lo nuevo, contra lo viejo, lo manido, lo usado.
No sé cuál será la decisión final que se adopte, pero en cualquier caso, y en la actual situación, mi elección compuesta a partes iguales de meditada y sesuda reflexión jurídico-económica y de emociones personales, se basa en el conocimiento de los datos, de las personas y de sus actuales circunstancias.

FELIZ FINDE.

jueves, 17 de noviembre de 2016

Después del divorcio.

Al principio, cuando yo empecé en esto, la mayoría de los asuntos de familia que se tramitaban eran separaciones, pocos divorcios.
Desde la modificación y la supresión del doble trámite, los divorcios se pusieron a la orden del día, y así hasta que vino la crisis económica y desde entonces, la inmensa mayoría de los casos son modificaciones de medidas y liquidaciones de bienes.
La liquidación es la pesadilla tras el divorcio, no solo por lo engorroso y lento de su tramitación, también, porque al final nadie está contento.
Pocas veces podemos optar por hacerlo ante el notario, más rápido, cómodo  e incluso barato, porque acabamos teniendo que pelear por un juego de sábanas de la abuela, o los cuadros que había en el salón pintados por la prima de uno, y que ahora es la mejor amiga del otro.
Si la gente fuera sensata, desde antes de casarse, optaría por el régimen de absoluta separación de bienes, lo de uno es de uno, lo del otro del otro y no hay confusión posible.
Sin embargo, por pereza, por ignorancia o por la inevitable excusa de "si no tenemos nada", acaba aplicándoseles el régimen legal de primer grado del Código Civil, y con ello, los abogados acabamos haciendo más números que un contable y ellos con unos dolores de cabeza sobre cuánto le tiene que compensar al otro, que se les quitan hasta las ganas.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

9 días.

Si, aproximadamente DOS MIL folios de causa penal para calificar, más de trescientos de ellos, importantes para el fiscal acusador.
Desde 2006 la causa rodando por los Juzgados. Se señaló para octubre de 2013, no se pudo celebrar, las defensas no podían formular sus escritos, Turno Especial, y se suspendió, y hasta hoy no nos han dado plazo para nuestros escritos, en honor a la verdad, fue ayer, pero hasta hoy no he recibido, por segunda vez, el tercer tomo.
Nueve días y casi dos mil folios de contratos, de nombres, de cuerpos de escritura, de denunciantes imputados, perdona investigados, de declaraciones policiales y judiciales, de documentos de parte de una acusación que se ha retirado, de nulidades de actuaciones...
Me queda lo divertido del asunto, releer todo y montar, en lo posible, y más allá del manido "niego la correlativa" una defensa eficaz, pues SEIS AÑOS y casi CUATROCIENTOS MIL EUROS de responsabilidad civil, merecen un esfuerzo adicional por mi parte.

martes, 15 de noviembre de 2016

También soy persona

El pasado viernes me desperté con la triste noticia de que el cantautor de mi infancia y mi madurez, el poeta canadiense que con seis acordes aprendidos de un español, ha entonado las más preciosas melodías, nos había dejado... pero sólo su cuerpo, su música la seguimos teniendo... he esperado estos días para rendirle mi homenaje personal, no os dejo ni Hallellujh, ni Suzanne, ni First we take Manhattan, mi preferida es The Partisan, espero que la podais disfrutar como hago yo cada vez que la escucho

lunes, 14 de noviembre de 2016

Buscar y encontrar.

No se si a todos los Letrados les pasará lo mismo, o harán como yo. Cuando recibo a un cliente por primera vez, o cuando me entrevisto con él en Comisaría o los Juzgados, lo primero que hago, es facilitarles el número de mi teléfono móvil, porque, dado que no tengo secretaria, ni la quiero, a veces es complicado localizarme en mi despacho, a según que horas, y según que días.
Esa inveterada costumbre la mantengo desde los tiempos en que usaba un Moviline, allá por el año 1995. También tengo el hábito, desde que los teléfonos móviles se popularizaron, de pedirles su número, pues yo también puedo necesitar contactar con ellos, e invariablemente lo memorizo en la agenda del aparato. La única distinción entre asuntos del despacho y asuntos del turno de oficio es que a estos últimos les pongo una nota para saber que son de oficio.
Esa forma de actuar me suele permitir identificar al cliente, que pasados tres años me vuelve llamar para pedirme el testimonio de su Sentencia y su Convenio Regulador.
Esta mañana, por lo visto, se ha personado en el Colegio de Abogados uno de esos clientes, de oficio, para decir que llevaba muchos días intentándolo y que no conseguía contactar conmigo. Y miren ustedes por donde, esta tarde, cuando me ha llamado en horas de despacho, he aparecido, como por ensalmo, al otro lado del teléfono. Tras nuestra conversación, me he tomado la molestia de mirar en la agenda de mi móvil, y allí estaba su número, con su referencia de ser de oficio.
Si yo, que tengo miles de clientes (en más de 20 años se acumulan muchos), tengo su número, ¿no sería lógico que él guardase el mío?, pues por lo visto no. Si se hubiera tomado la misma molestia que yo en apuntarlo, haría días que me hubiera localizado, yo le he buscado y le he encontrado a la primera....

viernes, 11 de noviembre de 2016

Mucha paciencia.

No sé si en el Máster de Abogacia, o en el Curso de la Escuela de Practica Juridica, alguno de los profesores les explica, a los pobres abogados en ciernes, las ingentes dosis de paciencia que diariamente, cuál Jobs del siglo XXI, habrán de derrochar.
Desde las tediosas esperas en los pasillos de las salas de vistas de todos los Tribunales, a las de las Notarías para la firma de cualquier documento, pasando por los "aguardos" a Jueces o Fiscales para tratar cualquier asunto. Y, por supuesto, pasar una y otra vez por la misma oficina judicial tres, cuatro o cinco veces en una mañana para pillar a lazo al funcionario que lleva el asunto.
Hasta aquí, cuando estamos fuera del despacho, ¿y dentro, la cosa mejora?. No, rotundamente no, empezando por el cliente que cree que cuando le citas a las 17:00, puede llegar a las 17:45, retrasando todas las demás visitas de la tarde, y terminando con nuestro odiado LexNet que decide hacer una parada técnica cuando más lo necesitas, o tiene a bien quedarse en stand by durante cincuenta minutos antes de que puedas descargar la notificación de rigor.
Pues, si nadie os lo ha dicho, compañeros, cada mañana, cualquier abogado, junto con su desayuno, ingiere una dosis triple de paciencia.
Feliz Finde.

jueves, 10 de noviembre de 2016

Casi inútil.

En algunas ocasiones tenemos el acíbar en la boca como consecuencia de nuestro conocimiento de los modos y maneras de determinados togados con puñetas.
Esa sensación me ha invadido esta mañana mientras preparaba un escrito de personacion en una Diligencias Previas, ya que el Juzgado al que se dirige se caracteriza por su más absoluta inoperancia en los asuntos penales, además de su ineficacia en los civiles.
En el caso de Autos estamos ante una violencia de género que ha traspasado los umbrales de ese delito y, tras involucrar a más gente, también tiene unas lesiones, puras y duras.
Sin embargo, desde hoy, apuesto a que se quedara en un delito leve, y si Dios no lo remedia, en una absolución.
Y la víctima perderá la poca confianza en la Justicia que aún le quedaba, tras haber perdido su tiempo y su dinero, en recuperar su tranquilidad y todo porque el Juez predeterminado por la ley, no aplicará esa ley que le obliga a proteger a la persona contra la que se ha cometido un delito.

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Eterno.

Hay procedimientos que se eternizan, no se sabe exactamente por qué, pero es así. 
A principios de la primavera pasada, presenté una demanda de modificación de medidas, y hasta hoy, no me han proveído que a la demandada le quedan diecinueve días para contestarla. Así pues, seguimos esperando.
Mi cliente, con una paciencia que supera con creces a la de Job, cada semana me pone un whatsapp para preguntar ¿qué hay de lo mío?. Llevo meses y meses diciéndole que aún no teníamos nada, y hoy ya tenemos algo, casi un mes más de espera, vamos que pasara más de un año antes de que el pobre chico pueda ver resuelta su petición de reducción de alimentos, y si nos descuidamos, su situación económica habría cambiado nuevamente y nos habremos quedado sin causa de pedir.
Así es imposible que haya Justicia, todos conocemos la sentencia Justicia tardía no es Justicia.

martes, 8 de noviembre de 2016

Menos papeles que...

Desde luego lo que no nos pase a nosotros, no le pasa a ninguna profesión liberal.
Alguno se imagina que vas a asesor fiscal y no le llevas las facturas de ingresos y gastos. 
Pues eso mismo me ha pasado esta tarde. 
La semana pasada me llama con muchísima urgencia para que le de cita para instar una liquidación de gananciales, el divorcio es de septiembre de este año, y le hago hueco esta tarde a las 4, porque luego tenía más citas. Llega, acompañado de su nueva novia, con un montón de tickets, un Auto despachando ejecución de alimentos por las medidas civiles de una orden de protección, y varias nóminas suyas, para que me de mucha pena, porque cobra 497'62 € en su trabajo...
Le pregunto por la Sentencia, la Escritura de la casa, el préstamo hipotecario, los prestamos del coche y los personales, etc y no trae NADA, ni siquiera la Sentencia.
He pasado de la sorpresa más monumental al mosqueo en un solo click, ¿adónde creía que venía? ¿pensaba que yo tengo una varita mágica y me aparecen SUS papeles sobre la mesa por ensalmo?. Tenía mucha prisa, pero la cabeza se la ha olvidado junto con su Sentencia.
Estoy muy harta de ser la niñera de los justiciables, que si son grandes para ser condenados por viogen, también lo son para pensar qué papeles son importantes cuando uno quiere liquidar los bienes, por ejemplo, alguno que acredite que se es propietario de ellos, vamos, digo yo. Pues no, el señor se ha presentado con menos papeles que una liebre.

lunes, 7 de noviembre de 2016

Turno de Oficio.

Esta tarde, el renombrado Ministro de Justicia, ha tenido a bien, en su toma de posesión, y como si dee una concesión graciosa o una dádiva se tratase, anunciar que se va a ordenar el pago de los emolumentos de los abogados de oficio del Territorio Común o Territorio Ministerio. Esas mismas cantidades que los pobres letrados de a pie justificamos, tras haber trabajado, desde muchos meses antes, en los meses de abril, mayo y junio.
¿Alguien imagina que a un Juez se le abonase, con baremos de 1996, un sentencia dictada en el mes abril, en el mes de noviembre? ¿Creen que lo soportarían? El primer mes, tal vez, el segundo montaban un estaribel que paralizaban la justicia de este país.
Pues eso es lo que nos sucede a los miles de abogados de oficio. Que cobramos del Ministerio, tarde, mal y nunca, pero en contrapartida, el mismo nos exige, impone y obliga muchas a cosas, desde ser los secretarios personales de los justiciables rellenandoles las solicitudes de Justicia Gratuita a cambiar los ordenadores y sistemas operativos por su inoperante invento de LexNet, eso sí, con premura y diligencia por nuestra parte.
Y por otro lado, tenemos a la Abogacia institucional, la que está con el Ministro en los eventos, porque en otras partes no les vemos. Y si están, su política de comunicación es pésima, ya que no nos llegan esas "voces que se oyen en Toledo" cuando se le reclama al político por los derechos más elementales de los letrados a quienes representan.
No les oímos alzarle la voz a Catalá exigiendo #DignidadTurnoDeOficio

lunes, 31 de octubre de 2016

Derechos cercenados.

Desde nuestra Norma Fundamental, hasta las leyes procesales, tanto civiles como penales, consagran el derecho a la doble instancia. Es decir, que no lo que sucede en un Juzgado, puede y debería ser revisado por un Tribunal superior y distinto.
Esto, no es mas que una entelequia en nuestro Foro. 
Las excusas de las que se valen los Magistrados de esa segunda instancia, para no revisar, según su obligación, lo sucedido en los juzgados, son variadas, y la más peregrina de todas, a estas alturas del siglo XXI, es que no pueden apreciar el error en la valoración de la prueba del juzgador a quo, por la falta de inmediación. Señores, a otro perro con ese hueso.
Desde hace ya bastante tiempo, todo lo que ocurre en las salas de vista se graba en soporte videográfico, y si los letrados nos tomamos la molestia de pedir los DVDs y verlos una y otra vez, y percibimos el nerviosismo, la mendacidad, la preparación, etc. de los testigos, ellos también pueden y deben hacerlo.
Siempre es mas cómodo seguir como hasta ahora, leo la sentencia, leo el escrito de apelación y su impugnación y por supuesto, hago caso al Fiscal, que no ha leído ninguna de las tres cosas, y se ha limitado a confírmese la resolución recurrida por sus propios hechos y fundamentos de derecho.
Con esa pertinaz actitud, consiguen, que además de tener una justicia lenta, ineficaz y sin recursos, los ciudadanos perciban que la misma no les importa ni a los que la imparten, y mientras continuamos cercenando los derechos de los obligados a sentarse en los banquillos.

viernes, 28 de octubre de 2016

Ética y más.

Suele decirse que la mujer del César además de ser honesta, tiene que parecerlo.
Eso además de ser políticamente correcto, es una verdad, al menos para mi personalmente. Por esa razón hoy, mi diatriba diaria se dedica a este tema.
Cuando se ejercen cargos con cierta responsabilidad, es imperativo que se sea honesto. Me da exactamente igual que se trate de un interventor de un banco, un ministro o cualquier otra persona.
Por ello, cuando a mi alrededor observo actitudes de deshonestidad, sea por amistad o por cualquier otra razón, me rebelo en contra, aún cuando sepa que puede tratarse de un mero error, ese tipo de errores son insoslayables.
La pulcritud debe ser la norma obligatoria  de actuación de cualquiera con capacidad de cambiar la vida de los demás. Cualquier otra cosa, es, invariablemente, dictar o inducir una resolución injusta a sabiendas y eso es completamente inaceptable, venga de donde venga y lo haga quien lo haga.
En ocasiones, el autor de la tropelía no te asombra, ya que conoces su historial, en otras, te sorprende, pues jamás esperarías semejante acción del actor. En cualquier caso, todos, en nuestras respectivas parcelas, debemos ser extremadamente escrupulosos con lo que hacemos o decimos, y sobre todo, con las muchas implicaciones que nuestras decisiones pueden tener, y si no están basadas en verdaderas razones, hay que tener más cuidado aún.      

jueves, 27 de octubre de 2016

Difícil decisión.

Hay ocasiones en que la vida nos pone en la tesitura de decir sí o no, y nuestra cabeza se convierte en una batidora a toda potencia.
La posibilidad de tomar distancia y mirar con frialdad nos es hurtada, porque la racionalidad y los sentimiento se mezclan con las propias ambiciones y convicciones.
En esos casos, decidir es complicado.
Quieres blanco, pero lo adecuado es negro, porque los grises no existen.Se puede ganar mucho, pero también se puede perder todo.
Tras intercambiar opiniones y valorar los pros y los contras, se está aún peor que al principio. 
Mientras tanto, se reciben múltiples presiones desde todas partes, desde arriba y desde abajo, con lo que la encrucijada sigue siendo toda tuya.
Reuniones y más reuniones y la solución razonable parece cada vez más lejana, nada funciona y cualquier opción es mala, o buena, depende de lo que se esté dispuesto a renunciar o a conseguir.
Nadie sabe cómo acertar y cada uno tiene su propia opinión y conjugar la de todos, es difícil.

miércoles, 26 de octubre de 2016

Menuda semana

Y aún es solo miércoles. Hay semanas que si desaparecieran del calendario, nadie, absolutamente nadie, las iba a echar de menos, y esta parece ser una de esas.
Los planetas se han alineado y el resto de los astros se han conjurado, para que todo lo que pueda salir mal, lo haga.
Desde la Notaria a la Hacieda autonómica, desde las tapas de los tacones a las carreras en las medias negras...todo, todo y todo al revés de cómo debiera.
Los problemas, uno tras otro, me van estallando en la cara, y no hay botella de bourbon que lo ahogue.
Cuando creo que un fuego se empieza a sofocar, otro se reaviva con una fuerza inusitada. Y así, sin tregua tres dias.
Bueno, en honor a la verdad, si la ha habido, un pequeño reducto de de paz en la comida de hoy con mis compañeros.
Si no fuera por esos ratos y los cafés de media mañana en los alrededores de los Juzgados, sería insoportable.
Es mi vida, y la de muchos de mis compañeros.

martes, 25 de octubre de 2016

Quid prodest?

Algunas veces tengo la amarga sensación de ser una extraterrestre. O en su defecto de vivir en una realidad paralela.
Cuando se hacen determinadas cosas, que requieren inversión, tiempo, esfuerzo, implicación de propios y extraños, se deben tener en consideración todos los inconvenientes que a corto, medio y largo plazo se pueden presentar.
Cualquier proyecto serio, además de la imprescindible memoria descriptiva y económica, debe incluir las previsiones de evolución y las contingencias que en su vida util acaecerán. Al menos eso creía yo.
Pues no, eso no es ni bueno ni malo, es simplemente falso.
Podemos crear proyectos millonarios con diez meses de vida, y no pasa nada, porque ya está todo hecho, todo resuelto, todo decidido.
¿En serio tenemos estas tragaderas tan anchas?.
¿De verdad pueden jugar con nosotros impunemente?.
Cualquier penalista lo primero que preguntaría sería "Quid prodest?" y la respuesta no es del agrado de casi nadie, pues al final, quien queda por encima, y se ubica en primer lugar es quien probablemente más daño ha hecho a los pobres abogados de a pie, y seguimos callando ¿o esta vez no?.

lunes, 24 de octubre de 2016

Somos abogados.

Siempre nos empeñamos en que nuestro trabajo sea lo más impecable posible, y esperamos, hasta que nos ponemos la toga y entramos en Sala, que las cosas salgan como las hemos planeado.
Cuando nos confrontamos a la durísima realidad de que no podemos obtener lo que, con tanto empeño y esfuerzo, hemos intentado, nos queda una extraña sensación, mezcla de frustración y culpabilidad que nos persigue todo el día, y a veces, incluso por la noche.
De poco sirven las tentativas de centrar nuestra atención en otros temas que la requieren, pues, sin posibilidad de evitarlo, rememoramos una y otra vez los interrogatorios, el informe final, las pruebas documentales que se han reproducido.
Estos días necesitamos, nosotros, los solitarios Letrados, alguien que nos escuche, que nos arranque una sonrisa, que calzando nuestros zapatos a diario, sepa cómo espantar nuestros sentimientos. Ese hombro togado puede estar cerca o lejos, con que nos escuche, nos sobra, porque para nosotros caernos es inevitable, pero levantarnos es la única opción que nos cabe.
Después de llorar (metaforica, y a veces, fisicamente) ese fracaso, nos echamos agua en la cara, nos arreglamos la chaqueta y volvemos a luchar por los intereses ajenos, que para eso somos abogados.

jueves, 20 de octubre de 2016

Algo que parece decimonónico.

Cuando por la puerta del despacho aparece un cliente y te habla de una finca enclava, invariablemente se vienen a la mente las clases de Civil de Derechos Reales y las reminiscencias del "iter ad sepulcrum" romano. Y empiezas a oler a apolillado, como si fueran asuntos que en el siglo XIX tenían sentido, pero en pleno siglo XXI, en la era del whatsapp, eso fuera una antigualla desfasada.
Eso he estado terminando esta tarde, por fin, tras varias semanas y mucha documental, pericial incluida, ya está lista la demanda de establecimiento de una servidumbre forzosa de paso, siguiendo lo preceptuado en el Código civil, en su art. 556, por el punto menos perjudicial al predio sirviente, y por donde sea menor la distancia del predio dominante al camino. Es decir, por una esquina de la finca, junto a la valla externa de la misma, ya que en este caso, ha sido posible conciliarlo todo, y como somos respetuosos con la ley, no hemos trazado el camino por la mitad, que también hubiera sido una faena.
A los que me leen fuera de aquí, igual les hace hasta gracia y les evoca momentos de facultad, a mi, al principio también, pero igual que cuando lo que tienes encima de la mesa es una responsabilidad aquiliana.
Vivimos en la era de la tecnología, pero el derecho sigue necesitando de las figuras milenarias, porque en caso contrario, dejaríamos sin resolver muchas cuestiones que aun se nos plantean.

miércoles, 19 de octubre de 2016

Siempre los mismos

Es una verdad, casi incontestable, que siempre habla quien tiene todas las razones para callar.
A veces, cuando sucede algo, aparecen como salvapatrias aquellos que la única virtud que los adorna, ni de lejos, se parece a la mesura, ni menos aún, al buen hacer, ni en lo personal ni en lo profesional.
Estas personas que jamás serán más modelo que aquel del que huir como la peste, se dedican a sembrar cizaña entre el resto, o al menos a intentarlo.
Por fortuna todos les conocemos desde hace demasiado tiempo y no damos pábulo a sus bulos, con imitarnos a ignorarlos, les hacemos el caso que se merecen.
Sin embargo, tentigos como son, persisten e insisten en difundir lo que carece de base, apoyándolo en me han dicho, he oído....
Algún día me gustaría carecer de buena educación y enfrentarles directamente con la realidad y decirles a la cara, sin avergonzarme yo, porque ellos carecen de vergüenza, lo que realmente pienso. 

martes, 18 de octubre de 2016

Todo a la vez... y Hacienda

Los días en que tienes que hacerlo todo, estás con la moral tocada y encima toca enfrentarse con Hacienda, son los peores de todos.
Buscas excusas para posponer las revisiones de las facturas, las minutas, etc, pero mientras o haces, oyes al Ministro de Hacienda de turno, que me da igual quien sea, soplando en tu nuca.
Preparas un par de escritos de trámite, te vuelves a sentir fatal por lo sucedido el día anterior, repasas mentalmente lo que has discutido en las tres reuniones que has soportado, vuelves mirar por antepenúltima vez el informe pericial, que desde el principio no te convencía, relees la sentencia tan ajustada al asunto y que al final...veremos si la oye... y nuevamente, el Ministro detrás de ti, consiguiendo que, por mas que lo intentes, tu concentración está al 70%.
Ya por fin, sacas las carpetas, la de ingresos y gastos (lo de sacar es un decir, las tengo digitalizadas) y la del banco, que esa si va en papel. Una vez que empiezas a hacer números, te abstraes del todo, en ese momento el 100% de ti está con Hacienda y terminadas las cuentas (hoja de excel mediante), todo cuadra y el susto es menor de lo esperado. Gran suspiro de alivio.
Ya está, ya puedes volver a trabajar porque el Ministro se ha ido a dar la murga a otro abogado de a pie, como tu, que decidió que las clases de financiero y tributario de la carrera le servían para algo más que para terminar la licenciatura y así cada tres meses desde el mes de julio de 1994.

lunes, 17 de octubre de 2016

La realidad aplasta.

Después de un grandioso fin de semana de celebraciones por la Patrona del ICA, hoy es lunes, y la verdad desnuda de cada semana se ha impuesto inmisericorde.
Lidiar contra la inacción es una de las peores cosas que nos puede ocurrir. 
Creemos, y así se nos vende, y lo acabamos transmitiendo a los clientes, que cuando existen unos determinados protocolos de actuación de funcionarios concretos, su puesta en marcha será automática en el momento en que las circunstancias lo exijan, pero eso, no es mas que una entelequia.
Como decía la canción, depende, todo depende..., si por fortuna te encuentras en una capital, está prácticamente garantizado que así será, y todos harán lo que les corresponde sin pestañear. Sin embargo, si no es así, las relaciones personales entre los implicados determinarán el grado de cumplimiento de esas reglas de conducta, con la consiguiente frustración de quienes creían tener sus derechos protegidos, los suyos y los de sus hijos.
Seguimos siendo, aquí una sociedad rural donde importa más el conocimiento entre los convecinos, que el imperio de la ley. Nada sucede si una denuncia no se provee, porque al fin y al cabo, las cosas se solventan en casa, no en los tribunales; ni a nadie importa archivar un asunto sin mas trámites, sólo porque total, seguro que se está exagerando.
Cuando la ley es tal, hay que cumplirla dejando al margen cualquier consideración personal o familiar, cualquier prejuicio, en caso contrario nos encontraremos con daños, tal vez irreparables, por un no pensé, y la cruda realidad nos aplastará.

jueves, 13 de octubre de 2016

Dias de locos y de hermandad.

Los días previos a la celebración de Santa Teresa, el Colegio de Abogados es un hervidero de preparativos para la Jura solemne de los nuevos colegiados y el homenaje a los que cumplen 25 o 50 años en el ejercicio.
Cada año es igual y sin embargo, la tensión y la emoción, son inevitables. 
Si los jurantes están nerviosos, nosotros también, porque de todos depende que sea un día inolvidable, y por conseguirlo, se esfuerzan con ahínco los trabajadores del ICABA. Las sillas y las flores, los estrados y las invitaciones, el protocolo y las autoridades, las alfombras rojas y las togas impolutas, todo es relevante para que el gran día resulte perfecto.
Y tras la ceremonia institucional, la hermandad, con la tradicional comida en un hotel de la ciudad, y después el baile y alguna copa, que nada sobra y nada falta en este festejo.
Y para relajarnos del todo, al día siguiente organizada, también por el Colegio, la jornada de convivencia, que, me vais a permitir que os diga que es de lo más divertida y donde, ya sin trajes ni tacones, nos explayamos, nos reencontramos con amigos a los que sólo vemos en juicio, de vez en cuando, o aquí.

martes, 11 de octubre de 2016

Sin trascendencia constitucional

Muchas veces me pregunto si los Magistrados del Alto Tribunal se leen, aunque solo sea por matar el rato, los Recursos que se les plantean, o si, por el contrario, la admisibilidad o no depende exclusivamente del azar, es decir, los que caen dentro de la mesa los ven, los que caen fuera, que como sabemos es la inmensa mayoría, no.
Toda esta diatriba viene al hilo de cómo han vuelto a cubrirse de gloria, por enésima vez, ante el 
TEDH, y el ridículo que han vuelto a hacer al inadmitir, por falta de trascendencia constitucional, uno de esos recursos.
La Sentencia conocida hoy, en el Caso Iglesias contra España,  queda patente que la vulneración de los derechos fundamentales a nuestro TC le importa tanto, como a mí la cría de los bivalvos. 
Dieciséis años han tenido que pasar para que, por fin, alguien de la razón a la recurrente, y por supuesto, esto ni es Justicia ni es nada.
Espero que esa decisión, que puede provocar la revisión en masa de procesos de familia, con sentencias firmes, además, sirva como aviso a navegantes para muchos Magistrados y por fin, empiecen a escuchar lo que los sujetos de sus sentencias, los hijos, tienen que decir.

lunes, 10 de octubre de 2016

Desde mayo.

Muchos meses han pasado desde que teclee en este blog por última vez.
Me comprometo a retomar la cotidianeidad de mis entradas, si os apetece leer.
Empezare por el final, que, como no puede ser de otra forma.
La tarde de hoy ha sido de las que no se olvidan. 
Primero unos padres agobiados por la situación de su hija maltratada, pero mayor de edad, que han visto, como por dos veces, han denunciado la violencia de género y ambas han terminado archivadas, con la inestimable colaboración de Su Señoría y la connivencia del Ministerio Público.
De ahí, sin solución de continuidad, he pasado a hacer números, como si fuera un contable, para terminar asumiendo que es inviable que mis clientes paguen ese dinero en ese tiempo.
Seguidamente mi teléfono ha comenzado a arder por los gritos inmisericordes de la denunciante de su hijo, a quien yo asistí en julio en un juicio rápido y de quién no he tenido más noticias, porque yo, el abogado de la defensa tengo la obligación de saber, tres meses después cuanto alejamiento de ella le impusieron a su hijo, en la carcel por su denuncia, la de la gritona.
Continuando con la tarde de órdago, me llama un interno del Centro penitenciario para decirme que presente mi renuncia, estoy designada de oficio, porque no he querido darle a su madre mi escrito de anuncio de una casación que no tiene ni pies, ni cabeza, ni sentido.
Pero ese lunes de infarto, no podría haber terminado mejor, cuando estaba saliendo del despacho me he consolado al recibir la respuesta a una llamada que había hecho y que me indicaba que alguien más que yo, aún trabajaba a las 9 y pico de la noche.
Aunque no haya estado aquí, la vida, mi vida de abogada de a pie, sigue igual.
Hasta mañana.

jueves, 19 de mayo de 2016

Educación y respeto.

Esta mañana en el juicio, que no se ha celebrado, por incomparecencia del actor, el Magistrado al terminar, ha pedido disculpas al demandado por haberle hecho ir hasta allí.
Por lo inusual de la situación me ha sorprendido muy gratamente, y para variar, me ha reconciliado con la parte más humana y educada de la Magistratura.
Lo que debría ser lo normal, explicar a las partes, legos en derecho, por qué hay veces que no se puede celebrar un juicio o por qué hay que suspenderlo, o como hoy, hacerle ver que no estamos allí para fastidiar y jorobarle la mañana, si no que tenemos que estar porque es imprescindible para impartir y recibir justicia, no cuesta más que unos segundos y demuestra a los justiciables que no son sólo un número de expediente y como tales son tratados, si no que son personas y sus problemas, que son los que entre todos tratamos de solventar, nos importan y lo que hacemos y la razón de hacerlo tiene que ver con ellos.
Por desgracia, esta rara vez se produce, aunque debiera ser la norma no escrita, Como pedirle por favor a un testigo que conteste o darle las gracias a un perito cuando ha finalizado de defender su informe.
Espero que los nuevos jueces de las futuras promociones aprendan de sus tutores externos (es decir de los que están en los Juzgados) algo más que el lugar donde firmar una declaración o el orden de firma de los intervinientes.

martes, 17 de mayo de 2016

No les da la vida...

Nadie mas interesado en conseguir apoyos para sus posiciones que el Ministerio Fiscal, cuando las cosas no son como ellos desean.
Ahora están en pie de guerra porque, como a todos, el atropello de la instrucción en seis meses les ha pillado con el paso cambiado. Llevan décadas empleando semanas para plazos de tres dias y eso ya no es posible, pues o se concluyen todas las diligencias en medio año, o mediante el recurso de la especial complejidad, consiguen, para cosas menores hasta año y medio.
Desde el 7 de diciembre de 2015 tenían plazo hasta el 7 de junio para acusar o archivar miles de causas penales pendientes y no les ha dado tiempo....
Ahora piden ayuda para que esa agilizacion pretendida se suspenda, porque muchos de ellos no han hecho sus deberes a tiempo, y no me refiero a las macrocausas. Lo que les agobia es el trabajo común, la cotidianeidad del robo, de la pequeña estafa, de la violencia doméstica o de género que requiere de Informes o Periciales. Lo disfrazan con los corruptos, cuando el problema es otro.
Si no son capaces de pedir y revisar todas las diligencias de instrucción que se pueden practicar en 180 dias, ¿cómo han podido pretender alguna vez encargarse de la instrucción de las causas?
Ahora llaman a todas las puertas, letrados incluidos, para que digamos que tienen razón y así no se puede hacer justicia, pero ¿Es justicia que un Fiscal se quede en su despacho mientras en el Juzgado del pueblo se toman declaraciones en presencia del Letrado? ¿Es justicia que se opongan a los argumentos esgrimidos en un recurso de apelación que aún se ha presentado? ¿Es justicia que en vez de defender la legalidad, se dediquen a acusar sin pruebas?
Eso también deberían planteárselo. 

lunes, 16 de mayo de 2016

Mucho tiempo

Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que me senté ante el teclado para escribir en mi bitácora.
¿He tenido cosas para contar en estos meses?, las he tenido, pero, la mayor parte de las veces por pereza, y otras por una nueva prudencia que parece adornarme, las he terminado dejando en el tintero.
Algunos de mis lectores me han hecho ver lo equivocado de mi silencio, y como lo prometido es deuda, retomo mi costumbre de intentar escribir con cierta frecuencia.
En estos meses, por desgracia, pocas cosas han cambiado, y ninguna para bien, ni en la Justicia en general, ni en los Juzgados de Badajoz y provincia en particular.
La falta de interés, la propensión a hacer de los procedimientos judiciales una producción en cadena, sin entrar a la artesanía intrínseca que precisan cada Autos concretos, no ha sido sustituida por buen criterio y leal saber y entender. Los automatismos, de toda laya y jaez, se han instalado en los foros.
En unos prescindimos de fiscales, cuya presencia es preceptiva, en otros incurrimos en nulidad de actuaciones por las prisas, tomando declaraciones con indefensión del investigado, o bien procedemos a detener y enjuiciar a quien se encuentra en su vehículo, sin ninguna razón, ni indicio delictivo alguno.
Como se comprueba, razones para escribir no han faltado, voluntad y falta de tiempo para hacerlo si, aunque prometo enmendarme.

martes, 16 de febrero de 2016

Solo uno.

Muy triste, pero igualmente cierto, solamente uno ha sido capaz de hacer una lectura comprensiva y ajustada a las normas jurídicas, aplicando la ley y el sentido común, no los prejuicios y los tópicos judiciales.
Por desgracia a nadie, no, a casi nadie, le importa cumplir fielmente las obligaciones de su cargo y cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes, todas.
Es descorazonador ver el esfuerzo malbaratado por la desidia y la incompetencia, por la falta de responsabilidad sobre las propias decisiones que afectan a otros, por la falta de respeto a uno mismo y a lo que se representa.
¿A quien podemos culpabilizar?, ¿al "sistema"?.
Qué recurso más simple y falso, todos y cada uno de nosotros somos, aunque nos neguemos a asumirlo, los únicos que debemos arrostrar las consecuencias de nuestros actos, pero cuando además se banaliza y automatiza el resultado deberíamos ser condenados como reos de un delito de lesa humanidad.  

jueves, 11 de febrero de 2016

Una alegría.

La semana pasada, después de cierto tiempo, he tenido un procedimiento de familia fuera de la capital, y de mi peresonal pesadilla, el partido judicial aledaño. Las diferencias han sido abrumadoras a favor del foro no capitalino.
El Magistrado no sólo dialogante, si no participativo y con iniciativa. El Ministerio Público haciendo su trabajo, es decir, como defensor del menor. Y ambos con una sensatez apabullante respecto del interés real que se debatía.
Por razones que no hacen al caso, no fue posible que se concordase todo lo relativo al menor, cuyas medidas de visitas se ventilaban, aunque estas se basaban en un egoismo exacerbado que fue convenientemente afeado y rebatido por quien ostenta la obligación legal de hacerlo.
Con una diligencia, que aunque pueda parecer proverbial, sólo es aplicación estricta de la ley, en tres días estaba notificada la resolución.
Dictada con una clarividencia legal apoyada en las pruebas practicadas, la Sentencia es impecable, breve, concisa y extremadamente precisa.
No me ha dado toda la razón, si no la justa.
Con ello, me he reconciliado con la judicatura y la fiscalía de un plumazo...¡a ver cuanto me dura! 

jueves, 28 de enero de 2016

Explicaciones

Los abogados damos muchas al cabo del día. Excepto que estemos estudiando o leyendo jurisprudencia, casi cada vez, que, a lo largo de la jornada laboral, abrimos la boca es para dar expliciones de algo a alguien.
A clientes, a compañeros, a Procuradores, a funcionarios, a Jueces. Lo explicamos todo, desde plazos a ubicaciones en la sala, desde concepto jurídicos indeterminados a las razones de insostenibilidad de una pretensión civil. Una y cinco y quince veces repetimos los mismos argumentos con diferentes expresiones, con lenguaje técnico o llano, calmados o alterados, suavemente o a voz en grito, pacientemente o inquietos.
El hábito es tal, que cuando soy la receptora de las explicaciones, normalmente, me siento defraudada por la falta de claridad o profundidad expositiva o precisión en el léxico.

 
 

martes, 26 de enero de 2016

Division de opiniones

Entre los que leeis este blog hay muchos que no sois penalistas, así que desde aquí podeis pasar del post de hoy.
Mi padawan tenía hoy el examen del TFM, eligió penal ¿por qué será?. Le dieron cuatro pinceladas de un caso a estudiar y a partir de ahí les hacían un exámen.
Muy escuetamente, una mujer ve corriendo a unos personajes con bolsas cerca de su casa y al llegar, encuentra la puerta reventada y a su marido con una herida en la cabeza, casi inconsciente y les faltan objetos por valor de muchos miles de euros.
Mi opinión jurídica en el lado de la acusación es que estabamos ante un robo con fuerza y unas lesiones. Algunos de sus compañeros introducían un allanamiento, que yo entiendo subsumido en el robo con fiuerza, y una tercera opinion, muy cualificada, hablaba de robo con violencia y lesiones.
 Por muchas vueltas que le doy, sigo muy obstinada en que para que exista robo con violencia, esa tiene que producirse para conseguir el objetivo, porque las lesiones tienen que causarse, caso de producirse, con el dolo necesario para perpetrar la sustracción, mientras que yo lo que atisbo es que la intencionalidad está en la fractura de la puerta para conseguir el objeto del delito, lo robado.
Ahí lo dejo, se admiten las opiniones, consideraciones y argumentaciones pertinentes.

lunes, 25 de enero de 2016

Muchos días.

Llevo muchos días sin volcar aquí ni mi mal humor, ni mis decepciones, ni mis alegrías ni mis acontecimientos cotidianos, y ello es simplemente, como dice una amiga mía, porque no me da la vida.
O tal vez si me da, pero hay cosas que no debo compartir o no puedo o no quiero. Lo cierto es que este mes de enero está siendo poco fructifero en cuanto sucesos, no ya relevantes, no siquiera chuscos o tontos. Todo se está desenvolviendo con una pasmosa normalidad.
Lo único que pasa es que no pasa nada, aquí me teneis pendiente de que se me notifiquen resoluciones judiciales que me pongan en funcionamiento. Los señalamientos están, por ese extraño hado que guía los designios de los abogados, colocados todos el mismo día, ya sabemos que es imposible, y así se lo hice saber al Juzgado, que cuando en diciembre me citó a Juicio, advertí que tenía otro señalado, con anterioridad, ese mismo día a varios kilómetros a la misma hora. No sólo no me ha resuelto mi solicitud de suspensión, si no que, además, me ha vuelto a señalar, en enero, el mismo día a la misma hora en que ya solicité a suspensión.
En fin, que seguimos sin enterarnos de que si no podía en diciembre, en enero no ha cambiado la situación.
    

jueves, 14 de enero de 2016

Torpe.

Se que lo soy, y suelo serlo en todas la facetas de mi vida, aunque en la que menos lo parezco, normalmente, es en la tecnológica.
Pues hoy, no se si por el cansancio, por lo dificultoso que lo hacen los programadores y desarrolladores de programas que saben de eso, pero nada de procedimientos judiciales o porque realmente soy más torpe de lo que creo hasta para eso, me ha vencido LexNet y he tenido que dejar para mañana lo que podía y quería hacer hoy.
Después de tener todo hecho, todo firmado digitalmente, el Anexo de documentos se me ha resistido.
Lo he rellenado sin demasiada dificultad, pero al llegar al recuadro inferior que pone "espacio reservado", yo me he empecinado en incrustar, ahí también, la firma digital, y no he podido.
Seguramente, me empeño en firmar tanto que, esto, no hay que firmarlo, aun así, me he levantado de mi sillon frustrada y enfadada.
La culpa de eso es sólo y exclusivamente mía, pero no lo puedo evitar.
 

miércoles, 13 de enero de 2016

Si total, da igual.

Esa expresión es la que define mi sensación de hoy al recibir un correo en el que me notificaban un Auto de desestimación de una oposicion a una ampliación de una ejecución. ¡Qué enrevesado!, no no, lo realmente increible es que, el mismo Juzgado, y en la misma ejecución, aún no me ha notificado el Auto sobre la oposición inicial, ¿cómo es posible?, lo ignoro, yo ya sólo lo asumo, ya le tocará el turno.
Y aún más se acrecentó al recibir una llamada de un compañero, que tras recriminarme que solicitase una ampliación de una ejecución de hacer (en este caso de entrega de enseres), me reconoce que algunas de las cosas no las han entregado, cuando se comprometieron a hacerlo en una comparecencia, en octubre pasado, a los dos días de la misma.
Y así con todo, o casi.
Porque aunque a mi Lexnet Abogacía me funciona, sin embargo, no tengo posibilidad de entrar por LexNet de Justicia, mientras una compañera es exactamente al revés.
Total qué más da. 

martes, 12 de enero de 2016

Debut esperado.

Esta mañana se ha consumado, tras meses de preparación general y específica, y semanas de nervios inevitables, la primera actuación en Sala de mi padawan Belen.
Mi niña grande, que no se creía que era abogada, que no se veía a sí misma como capaz, que dudaba. Todo lo anterior, como bien suponeis estaba sólo en su cabeza y, como por ensalmo, a partir de las 10:45 de la mañana, subida en el estrado, sola, esos temores se han evaporado.
Ha realizado una defensa sólida y brillante de su posición, hasta el punto de no arredrarse cuando, el letrado demandante, ha intentado cercenar su discurso, y tras aclarar a su Señoría su posición, ha retomado el mismo, abreviando donde convenía, pero sin dejar en el tintero nada de lo importante y necesario, con soporte fáctico y legal.
Al salir, con los nervios propios, creía que el Juez la había reprendido, sin embargo, éste se limitó a decir que lo resolvería en sentencia y dejarla continuar su exposición. Pero todos sabemos que dentro y fuera de la toga, las cosas se ven de forma diferente.
Tenemos a una gran abogada, estudiosa y conciezuda que nos va a dar muchos dolores de cabeza en Sala en los proximos años como nos tengamos que enfrentar a ella.
Enhorabuena Sra. Letrada.

lunes, 11 de enero de 2016

Ya llegó y pasó.

Estamos a día 11 de enero, y eso quiere decir, que como nos había impuesto el Sr. Ministro, en la mayoría de los Juzgados deberíamos funcionar con Papel 0, es decir, con el tan traido y llevado expediente judicial digital. Pero eso no es ni bueno, ni malo, es mentira.
En muchos lugares del "territorio Ministerio", es decir, Comunidades que no tienen transferidas las competencias de Justicia, han tenido que prorrogar los plazos, porque funciona a medias...bueno decir a medias es mucho funciona a octavas realmente.
Extremadura, va a ser de las excepciones a esas ampliaciones de plazos, porque nuestro TSJ debe creer que vivimos en la Arcadia Feliz.
La realidad es bien distinta. He sabido que el Juzgado de Instrucción Piloto de la capital, en la guardia, ha tenido que deshechar la digitalización y retornar al papel, pues no es ni factible ni operativo, ni eficiente que tarden una hora en llegar unas Diligencias de una planta a la inmediatamente superior. Así vamos mal.
¿Y desde nuestra orilla? Pues peor aún, los usuarios de LexNet que no utilizan PC, tienen todos los inconvenientes y mas, empezando porque no podemos usar la plataforma directamente del Ministrerio de Justicia, tenemos que usar obligatoriamente la de Abogacía, con lo que tenemos limitaciones.
Yo solo quiero decir una cosa, la idea es buena, la implementación nefasta y la ejecución atroz y siempre a costa de los mismos.