miércoles, 19 de octubre de 2016

Siempre los mismos

Es una verdad, casi incontestable, que siempre habla quien tiene todas las razones para callar.
A veces, cuando sucede algo, aparecen como salvapatrias aquellos que la única virtud que los adorna, ni de lejos, se parece a la mesura, ni menos aún, al buen hacer, ni en lo personal ni en lo profesional.
Estas personas que jamás serán más modelo que aquel del que huir como la peste, se dedican a sembrar cizaña entre el resto, o al menos a intentarlo.
Por fortuna todos les conocemos desde hace demasiado tiempo y no damos pábulo a sus bulos, con imitarnos a ignorarlos, les hacemos el caso que se merecen.
Sin embargo, tentigos como son, persisten e insisten en difundir lo que carece de base, apoyándolo en me han dicho, he oído....
Algún día me gustaría carecer de buena educación y enfrentarles directamente con la realidad y decirles a la cara, sin avergonzarme yo, porque ellos carecen de vergüenza, lo que realmente pienso. 

No hay comentarios: