martes, 23 de diciembre de 2014

Navidad.

Por fin ha llegado. Mañana es Nochebuena, y gracias a la LEC, no es hábil para los humildes trabajadores de la togas.
Durante unos pocos días podremos obviar, señalamientos, citaciones y declaraciones, no así, los plazos, los términos y los escritos.
Luego nos queda, la última semana para recapiltular el año.
Como habeis visto, yo me he adelantado algo las "vacaciones" blogeras y he estado sin escribir, pero es lo que tienen las comidas de navidad... que luego no quedan ganas de escribir con gintonic en la mano.
De cualquier forma, este post es sólo sólo y sólo para desearos, a mis familia, a mis amigos, a mis conocidos, y a todos los lectores..

UNA MUY MUY MUY MUY MUY MUY MUY MUY MUY MUY MUY MUY MUY MUY MUY MUY MUY 

                                             FELIZ NAVIDAD   

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Capítulo Final

Esta mañana se ha escrito el ultimo capítulo de una de las circunstancias personales y profesionales más complicadas de las que me ha tocado vivir.
Esta historia se inició hace casi 22 meses, en una de las mañanas más estresantes de mi vida. Hoy se le ha puesto fin.
Cinco años de prisión, aunque por mi voluntad hubieran sido cincuenta. 
Lo único importante es que se ha terminado.
Ahora todos vamos a poder pasar página.
En lo jurídico, si nos estiman la responsabilidad civil, prometo colgar la Sentencia, porque podríamos hacer historia. el Fiscal, se lo currado, el abogado de la otra acusación también. La defensa de la RC ha hecho su papel muy dignamente, aunque espero y deseo, que no haya sido suficiente para convencer a la Juzgadora de instancia.
Pero sobre todo y por fin, c'est fini. ¿Verdad Niobe?

jueves, 11 de diciembre de 2014

Hay que leer.

Cuantas veces nos repetían en el Colegio esa frase, y cuantas veces la hemos desoido. Sin embargo es muy importante leer, o en otras situaciones escuchar, todo lo escrito y todo lo dicho.
Hoy he vivido dos ejemplos de que si estás atento, muchas cosas pueden variar. Una ha sido en Sala, en mis Provisionales me han pedido un régimen de visitas, que en principio, parecía extenso, pero asumible, excepto por el hecho, conocido por mi, pues había escuchado a mi cliente, que quien lo proponía tiene horario laboral vespertino durante nueve meses al año, por lo que era imposible que se cumpliese ni un solo día. Mi contrario ha tenido que aclarar que era sólo los tres meses restantes, el resto del año...no hay visitas intersemanales.
La segunda ha tenido lugar esta tarde, cuando he recibido un email de otro contrario en donde pide explicaciones sobre unos alimentos, y las pide porque no había leído la Resolución en la que establecía en qué cuenta se debían ingresar.
Hay que leer y hay que escuchar.

miércoles, 10 de diciembre de 2014

¡Vaya "embolao"!

Hay veces en que las resoluciones judiciales, que, en principio, ponen soluciones a los conflictos, acaban proporcionando un maravilloso jardín en el que, por desgracia, nos meten a los Letrados.
Si leyeran y releyeran los Autos y sobre todo, la transcripción de sus propias decisiones, corregirían esos errores de bulto, más grandes que el equipaje de una artista de los años 40.
Si no quieren tomarse la molestia de hacerlo ello, podrían dedicar a alguien, así disminuiría el paro, a revisar esos papeles que nos sueltan y que gozan de la misma coherencia intríseca y gramatical que una redacción de un niño de tres años.
No voy a echar la culpa a los copia/pega, todos los hacemos.
El CGJP debería plantearse que en la Escuela Judicial sean más duros con la clase de gramática y redacción y les inculcaran a las nuevas horandas de jueces que HAY QUE LEER TODO LO QUE VAYA A SALIR DEL JUZGADO EN PAPEL DE OFICIO.

martes, 9 de diciembre de 2014

¿Termina la presión? Con un chocolate caliente si.

Cada día, desde el pasado 1 de septiembre, es una suerte de carrera contrarreloj, contra los Juzgados y a estas alturas y, ya que no somos jóvenes, pesa y cuesta hasta encontrar la palabra adecuada para el Recurso. 
Pero no sólo eso, los palos judiciales ayudan bastante a la sensación de agotamiento.
Sin embargo, no queda mas remedio que sobreponerse y volver a levantarse después de cada caída, a lo que suele ayudar, en estos días fríos, un buen chocolate caliente después de cenar.
Con este curatodo casero y tradicional, se ven las cosas de otra manera.
Mañana volveremos a enfrentarnos al gélido diciembre, a la ignorancia de la ley por quienes tienen obligación de hacerla cumplir y al aroma navideño que ya se respira.

viernes, 5 de diciembre de 2014

Ysabel II

De un tiempo a esta parte, nuestros clientes, sobre todo del Turno de Oficio, han dejado de tener nombres como Carmen, Luisa o Soledad, para llamarse Ysabel II, Séfora, Samara, Nazareth, sin contar con la Yenny,  y la Vane, dos clásicos donde los haya.
Y los nombres de ellos tampoco tienen desperdicio, Jonathan, Yonatán, Jhonatan (variaciones sobre un mismo tema), Cristofer, Krystopher, (mas de lo mismo) Izan, y así todos.
Lo mejor es que no todos son extranjeros, muchos son directamente P.I.B.
Claro, luego nos pasa lo que nos pasa, que la risión está asegurada en los despachos.
Esta mañana yo no sabía si estaba ante Su (octogenaria) Graciosa Majestad o ante la madre de Alfonso XII, aunque, después me recordaron que podía ser una de las protagonistas de La Casa de los Espíritus de Isabel Allende.
A lo largo del juicio, hemos tenido a T II de Alburquerque, M I de Pardaleras, en fin, que nos lo hemos pasado en grande a costa de algo tan nimio como un nombre, se notaba que era viernes prepuente.
FELIZ DESCANSO A TODOS.

jueves, 4 de diciembre de 2014

Desamparo.

Esa es la sensación que embarga a muchos Letrados cuando sus pares les desprestigian ante todo el mundo jurídico, cuando deciden que por horas de trabajo, asistencia de declaraciones, desplazamientos y escritos varios, deciden que 100 € es suficiente pago. Eso cobra mi asistenta. por 12 horas de trabajo al mes, sin titulación y sin responsabilidad, y nosotros, por el triple de horas de trabajo, con veinte años de formación académica, y otros tantos de experiencia profesional. Eso si, los derechos de informe, esos, valen 126 €, coño, su trabajo vale mucho más que el mío, con mucho menos tiempo de dedicación, sin asistencia a declaraciones, sin estudiar, preparar y fundamentar escritos a los Juzgados, y por supuesto, sin tener en cuenta los años que han pasado desde el asunto (aproximadamente 10, para que el demonio no se ría de la mentira) y sin molestarse en saber que el mismo impugnante hace cuatro, pagó la minuta completa por un asunto idéntico a la misma Letrada contra el mismo denunciado, la TEORÍA DE LOS ACTOS PROPIOS ni les suena... 
EL problema, probablemente reside en que NADIE pregunta al Letrado impugnante ni al Letrado impugnado, sólo se remiten papeles del Juzgado y a partir de ahí, deciden si has de cobrar mucho poco o nada, porque en estos casos, además de trabajar, tengo que pagarles por no cobrar. 

miércoles, 3 de diciembre de 2014

¡Madre mía!

Si, ¡madre mía! No deja de sorprenderme todo lo que ocurre a mi alrededor.
Intentando ayudar a una persona, te topas con todas las incompetencias, incongruencias, y perversiones probables, posibles, improbables e imposibles que se pueda llegar a imaginar.
Todo vale y todo sirve.
La ley es papel mojado, el leal saber y entender es inexistente, las pruebas son inútiles.
Todo se rige por las impresiones y por los prejuicios.
Lo mejor del día ha sido encontrar el repertorio de Jurisprudencia de Aranzadi de 1947 y 1948.

lunes, 1 de diciembre de 2014

Haciendo amigos.

Léase el título con todo el sarcasmo y la ironía posible.
Parece ser que desde este modesto blog, soy capaz de incomodar a gente a la que ni siquiera conozco, porque como es público cualquiera lo puede leer, cualquiera lo puede compartir y cualquiera puede tomárselo de manera personal.
La mayoría de los que me leen, suelen conocerme y saben que, desde que comencé con él, escribo lo que me parece, sin cortarme, contra todo y contra todos.
En contadas ocasiones alguien, mis amigos, suelen ser los protagonistas de las pequeñas historias cotidianas, las humildes reflexiones, los cabreos jurídicos y judiciales. En esos casos, la persona aparece con su nombre, y es avisada de la circunstancia, unas veces indeseada, otras deseada.
En el noventa por ciento de los post, no hay personas, sino hechos, situaciones.
Si alguien, en algún momento se identifica con lo que he escrito, por algo será.