miércoles, 26 de octubre de 2016

Menuda semana

Y aún es solo miércoles. Hay semanas que si desaparecieran del calendario, nadie, absolutamente nadie, las iba a echar de menos, y esta parece ser una de esas.
Los planetas se han alineado y el resto de los astros se han conjurado, para que todo lo que pueda salir mal, lo haga.
Desde la Notaria a la Hacieda autonómica, desde las tapas de los tacones a las carreras en las medias negras...todo, todo y todo al revés de cómo debiera.
Los problemas, uno tras otro, me van estallando en la cara, y no hay botella de bourbon que lo ahogue.
Cuando creo que un fuego se empieza a sofocar, otro se reaviva con una fuerza inusitada. Y así, sin tregua tres dias.
Bueno, en honor a la verdad, si la ha habido, un pequeño reducto de de paz en la comida de hoy con mis compañeros.
Si no fuera por esos ratos y los cafés de media mañana en los alrededores de los Juzgados, sería insoportable.
Es mi vida, y la de muchos de mis compañeros.

No hay comentarios: