martes, 7 de febrero de 2017

MInistro...serás peor que..

El Ministro Catalá, no es, ni nunca ha sido muy popular entre nuestro colectivo. Si, si nuestro colectivo, porque aunque no lo creamos, somos un colectivo, y aunque andemos separados entre nosotros, los demás nos ven como un todo.
Al lío, el Sr. Ministro lleva cuatro o cinco días poniéndonos a todos nosotros, al menos a los 45.000 que estamos en el Turno de Oficio en todo el país, transferidos y de territorio común, porque no se aclara. Si sobre el IVA, primero iba a aclararlo con el de Hacienda, luego se trataba de que era una actividad "no sujeta" a IVA, y la ocurrencia de hoy, el IVA neutro, que para mí es un concepto fiscal absolutamente ignoto.
Sr. Catalá, que como no se decida a solventar este asunto, va a acabar siendo usted más odiado aún que su antecesor, de más que infausto recuerdo.
No es tan complicado, ya verá, hasta una humilde abogada que lleva un despacho unipersonal en una mediana capital de provincias se lo puede explicar. Es un absurdo que en este trimestre y en los siguientes, nosotros emitamos una factura con IVA, por cada asunto de oficio, a nuestro Colegio, para que éste se la haga llegar al CGAE y éste a su Ministerio, para que ustedes se lo pasen a Hacienda y este proceda al pago IVA incluido. Porque lo de cobrárselo a los usuarios de la Justicia Gratuita es una entelequia y absolutamente inasumible si se trata de una guardia con seis detenidos, a los que tendríamos que prorratear el 21 % de IVA de los 114 €, si eres territorio ministerio.
Ahora, lo lee y tal y como se lo traslada al factótum del MInisterio del Cobro y Sangrado, verá como a él tampoco le parece bien.
Y eso por no meterle a la madre, y recordarle a los señores de la DGT (Dirección General de Tributos, por si aún alguno no lo sabe) que la Abogacía tiene un FIN SOCIAL, aunque percibamos una inddemnización por asistir el Turno de Oficio, indemnización que normalmente ni llega para cubrir gastos.

lunes, 6 de febrero de 2017

Más facetas que un brillante

Algunos procedimientos son tan complejos, presentan tanto aspectos, hay que considerar tantas cosas, se tira de tantos hilos, que acaban pareciendo un diamante de talla brillante, con sus 56 facetas.
Esto, normalmente sucede con los asuntos penales relativos a delitos económicos, en los procesos civiles no suele ser lo normal, y menos aún en las testamentarías, donde son habas contadas, el caudal relicto y poco más. 
Hasta que te llega uno, que lo mires por donde lo mires, y cuanto más lo mires peor, porque te sorprende con un nuevo punto pasado por alto, con la omisión voluntaria de datos, con contratos inexistentes más allá del papel, con valoraciones increibles, con condominios imposibles, con multa tributarias, con Notarios cuya fe pública es más que cuestionable, con cuentas corrientes desaparecidas, con pagos diferidos inasumibles, con la panoplia completa de cosas hechas de forma extraña. Y tú, cuál relojero, primero tienes que desmontar la maquinaria, y luego pequeña pieza a pequeña pieza, irlas limpiando y finalmente volviéndolas a montar, y cada una debe encajar en su hueco y en la posición correcta porque si no el reloj no volverá a funcionar, en este caso, el Juez, no entenderá nada y la herencia yacente seguirá siendo una tela de araña imposible. 

miércoles, 1 de febrero de 2017

La han tomado con los abogados.

Este año 2017, parece que somos los abogados el centro de la diana de todos los ataques externos posibles.
Desde el Parlamento al Ministerio de Hacienda y también desde la prensa. Por no hablar del Tercer Poder, que es el que suele hacer imposible la vida a la mitad de los que pisamos el Foro habitualmente.
El Ejecutivo, el Legislativo y el Cuarto Poder, todos a una contra los Letrados. Por el IVA o por el Turno de Oficio, por las Costas en los asuntos de cláusula suelo o por una ficción.
Lo cierto y verdad es que parecen haberse confabulado todos contra esta profesión liberal y quienes la ejercemos de una manera inmisericordes en los últimos días.
Como diría mi madre..."no ganamos para disgustos" o si fuera mi hermana "...todo el día apagando fuegos".
Me gustaría que alguno de esos que atacan a los abogados pasase una sola semana en la piel de uno de a pie, como yo, de provincias, en un despacho a la antigua usanza, y luego, tras esa amarga experiencia de estudio, trabajo, sofocones y paciencia con clientes propios, con contrarios, con letrados de la otra parte, con jueces, fiscales y LAJs, además de funcionarios de todas las escalas y cuerpos, sea honesto como para admitir que las cosas vistas desde fuera, parecen otra cosa.
Los abogados somos trabajadores como cualesquiera otros y tenemos los mismos sinsabores y algunos más, por lo que es innecesaria esta campaña de acoso y derribo emprendida contra nosotros.
Y si quieren privatizar la Justicia, el Turno de Oficio, o lo que les parezca, que tengan el valor de decirlo abierta y directamente.