miércoles, 30 de abril de 2014

Extenuada.

Así me siento en estos momentos, son las 22:45 de la noche y aún no he parado desde las 7:15 de la mañana, menos mal que el 1 de mayo, día del Trabajo, tengo descanso, a este ritmo no llego a San Juan 2014.
Entre el largo juicio de la Audiencia de esta mañana, casi tres horas con todos los sensores y radares encendidos, pasando por la cita vespertina relacionada con familia, dos horas de más tensión, siguiendo por la revisión de la contestación a la demanda de Modificación de Medidas y toda la documental, que vía oficios solicité y que me han dado hoy (más de doscientos folios), para terminar actualizando mi archivo.
Ya no doy más de mi. Me niego, el viernes será otro día.    

martes, 29 de abril de 2014

¿Y ahora qué?

Hace algunos días escribía sobre el descarado intento de conseguir por la vía de los hechos consumados, lo que por dos veces se le había negado en los tribunales, a un padre despreocupado del bienestar de su hijo y egoísta con sus caprichos. Y hoy, contra cualquier lógica,  sea esta jurídica o no, me encuentro con que, por medio de una Providencia, dictada por el mismo Magistrado que redactó la primera Sentencia, se nos dice que le parece bien, que el incumplidor no tiene que acreditar nada, que no hay desobediencia, en definitiva, que el fulano puede hacer lo que le salga de ahí, que da lo mismo.
Luego se pierde la fe en la Justicia por culpa de la administración de justicia y los pensantes se preguntan alarmados ¿cómo es posible semejante falta de respeto?. 
Yo les voy a decir cómo lo es, con decisiones como estas que son inconsecuentes con decisiones previas. 
El demandante se ha burlado del juzgador, y, como se diría en el Siglo de Oro, a éste se le importa una higa
Quieren respeto y consideración, que se lo ganen siendo responsables con su trabajo y respetando, ellos los primeros, sus propios fallos y razonamientos jurídicos. En caso contrario  esos mismos justiciables acabarán por escupirles en sus caras, sin rebozo ni pudor, como hacen ellos ahora vía resoluciones judiciales.

lunes, 28 de abril de 2014

Tratamiento y trato.

Los abogados solemos quejarnos de que nuestros clientes, en general, suelen tenernos poco respeto y nos dipensan un trato similar a que proporcionan a sus amigos. Nos hacen llamadas perdidas, nos asaltan en sábado por la noche por whatsapp, aparecen en el despacho sin cita, o nos acorralan en los pasillos de los juzgados. Nos tutean, nos abordan por nuestros nombres ded pila o nos paran en el Mercadona sin reparo ni freno alguno.
Ello, en mi opinión es debido, en parte, a nuestra culpa, desde que dejamos de poner Don/Doña y debajo Abogado/Abogada en nuestras placas de la calle, para sustituirlos por los apellidos y Despacho de Abogados, se perdió la mística de la relación entre un cliente y su abogado.
En una grandísima proporción a la falta de educación generalizada que se practica hacia, frente y contra nosotros, por imputados, demandados, ejecutados y todos los demás justiciables, por los funcionarios de los juzgados del primero al último (desde el agente judicial al magistrado del Tribunal Supremo)
Y, en otra enorme cuota, a los bochornosos espectáculos que, televisados en prime time, ofrecemos desde las Salas de Vistas (Conde-Pumpido).
      

viernes, 25 de abril de 2014

Viernes ya.

Esta semana ha transcurrido a toda velocidad, apenas era lunes y ya estamos de fin de semana.  Se pasa la vida en un vuelo.
Cuando era joven el tiempo discurría lentamente, sobre todo en la primavera y el verano, con sus larguísimas horas de luz. Ahora tengo la impresion de que los días los consumo de dos en dos.
No es porque me falten horas para trabajar, que, a veces, también sucede, me faltan horas para vivir.
Suelo ufanarme de la capacidad de gestión del tiempo que tengo, es cierto que cada día me cunde y hago muchas cosas en el tramo de la vigilia, entre las 7:15 y las 23:45, pero las semanas y los meses no bien me han llegado, se han marchado.
Estamos terminando abril y cuando vuelva a pestañear, será septiembre y cuando lo haga de nuevo, será el 2016.
Quiero, necesito recuperar la identidad de cada mes y su individualidad.
Concordando con el clásico tempus fugit.

Como en Resurrection

Es la serie que veo los jueves por la noche, pero llevo un par de meses que es jueves todos los días laborables. 
Sin ánimo de ser exhaustiva, los hechos son los siguientes, desde principios de año están resucitando, vía Ejecutorias penales, muchos asuntos, juicios rápidos y procedimientos abreviados de los años 2008 y 2009. 
Se están revocando, inmisericordemente, suspensiones de condenas privativas de libertad.
Y hoy ha sido el culmen, una Ejecutoria de un Juicio rápido, la condena era de 100 horas de trabajos en beneficio de la comunidad, en febrero se dictó un Auto para evitar la prescripción, estaban a punto de cumplirse los cinco años, el cliente, desde el día del juicio, nunca volvió a dar señales de vida, y me envía la Procuradora una Providencia junto con un escrito realizado a mano por el condenado, en el que, tras recurrir en reforma y subsidiariamente en apelación, solicita la condonación de la pena, ya que sufre una enfermedad degenerativa que le produce terribles dolores...¿Y ahora qué?

martes, 22 de abril de 2014

Más matrimonial.

Mas matrimonial, esta vez en versión contenciosa, o si se prefiere, me importa un comino lo que me ha dicho la Juez y hago lo que me sale de los mismísimos.
Hace casi un año, plantearon a una cliente mía una modificación de medidas de divorcio, la recordaréis porque os he hablado de ella, la demanda que no tenía suplico.
En primera instancia la desestimaron casi íntegramente, sólo se aceptó que "cuando por causa justificada no pudiera recoger al menor, lo podría hacer quien él determinase". En la segunda, la desestimación fue completa.
Como al personaje no le gustaron ni la primera ni la segunda sentencia, ha decidido que hace lo que le da la gana. 
Esta mañana me he desayunado con un mensaje que le ha enviado a mi cliente en el que dice, que por razones laborales, que ni explica ni acredita, va a hacer lo que quiera y será su padre quien recoja al menor SIEMPRE. Vamos que la Juez se vaya a la porra, que el que decide es él.
Eso tiene un nombre, desobediencia, ¿Creéis que se va a hacer algo como privarle de visitas? No, no pasará nada, como siempre.

lunes, 21 de abril de 2014

El Convenio Regulador.

Como todos los automatismos son malos, este también lo es. Por comodidad solemos repetir hasta la saciedad los mismos periodos de visitas y estancias, de comunicaciones y alimentos, cuando deberíamos hacer un traje a medida para cada familia en crisis.
Las dos tardes por semana, los fines de semana alternos, las vacaciones por mitad. eso ya nos lo da el juez en un contencioso.
Nosotros, por el contrario, debemos ofrecer los necesarios pluses que resulten lo suficientemente atractivos para que las partes deseen y anhelen un acuerdo, además de ahorrar en las tasas.
Si conocemos las situaciones laborales y los horarios de nuestros clientes y sus hijos, los pisos que tienen, la relaciones paternofiliales, les pondremos por delante una oferta que no van a poder rechazar
Así nos garantizaríamos, además, una reducción considerable de los conflictos postdivorcio, incumplimientos de las visitas y una normalización de las nuevas situaciones personales y familiares de  todos los implicados.    

martes, 15 de abril de 2014

Ahora, te tienes que enterar.

Cada día estoy más convencida de que la capacidad de entendimiento de lo contenido en los Autos, es decir, los escritos, las denuncias, los recursos, etc, disminuye exponencialmente conforme más al sur se encuentre la sede judicial.
Prefiero pensar esto, a creer que NADIE se lee el contenido completo de las Diligencias. 
Yo tengo la mala costumbre de leermelos, excepción hecha de aquellas DIOR que rezan "por recibido el anterior escrito/exhorto/oficio únase a los Autos de su razón", incluso los acuses de recibo, por si acaso.
Pero como me consta que no es la práctica habitual, me veo obligada, en muchas ocasiones a presentar un escrito de recapitulación de todo lo actuado, suele ser largo, bastante largo, pero al menos, si se leen el resumen entenderán de qué va el asunto y la cantidad de mentiras que se han dicho a lo largo de la instrucción y que nadie parece haber reparado en ellas.
En eso he estado ocupada en el día de ayer, en poner de forma clara y lo más concisa posible, los trescientos y pico de folios de la causa de Sevilla.
Deseo, que al leer ordenado y sistematizado todo el embrollo, Su Señoría se entere y por fin se de cuenta de la barbaridad que se esta haciendo. 

P.S.: La otra noticia de ayer (ni 47 horas he guardado el secreto), ya tengo autorización para contarlo, mi amiga Mayte será cabeza de lista en la elecciones. 

lunes, 14 de abril de 2014

Una noticia personal.

Los que me conocéis más, ya lo sabéis, porque os lo he contado, personalmente o por whatsapp, otros lo habéis visto colgado en mi Facebook, para todos los demás, es la noticia.
El Diario Hoy ha publicado mi primera colaboración en la sección Plaza Alta, en principio, y hasta que dure, será quincenal.
Los que ya la habéis leído habréis comprobado que no tiene nada que ver con este blog, ni con la manera en que descargo en él mis frustraciones jurídicas, judiciales o jurisprudenciales.
Aunque en este también, de vez en cuando, hay cierta dosis de humor, aunque sea negro.
Mi nueva "oblligación" no es incompatible con mi dedicación diaria a esta bitácora.
Tengo otra noticia, relativa a una muy querida amiga, pero aún no se han autorizado a contarlo, como dice algún estudio muy sesudo, tardaré menos de 47 horas en revelar el secreto .... jajajajaja.
No, lo contaré cuando me den permiso, lo que creo que sucederá pronto, pues las buenas noticias hay que airearlas a voces. 

jueves, 10 de abril de 2014

Hartazgo.

Es lo que, a veces, se siente cuando tras hacer lo normal, lo lógico, lo racional, lo aconsejable, lo extraordinario, lo inexigible, aún te piden más, contra tu consejo jurídico informado.
Es lo que sientes, cuando, tras una jornada de trabajo, estás preparando la cena de tu familia, te llama un cliente del Turno de Oficio, que como está en el paro, no ha tenido otro momento para localizarte.
Es lo que te produce, la insaciable administración tributaria, cuando, tras aportarle lo propio, e incluso parte de lo ajeno, sigue pidiendo más, porque no quiere o no puede acceder a tus datos si tu no se los facilitas, esa información autoinculpatoria. ¿No habíamos quedado en que tengo derecho a no declarar si no quiero, a no confesarme culpable, a no contestar a alguna o algunas de las preguntas que se me formulen, o a manifestar que sólo declararé ante el Juez, todo ello en presencia de un Letrado defensor?.
Sobre esta oscura y oscurantista administración, que nos trata vulnerando TODOS LOS DERECHOS CONSTITUCIONALES, tengo varias y variadas quejas, pero les dedicaré otro día, no sea que Montoro lea esto.


P.S.: Mientras escribo este post, por cortesía de un amigo, estoy rememorando los tiempos, en que tras habernos robado el radiocasete del R5, mi hermana me "echaba un duro" para que cantase durante el viaje y así no aburrirnos ambas en el coche.

miércoles, 9 de abril de 2014

No escuchas...te recuso.

Esa es, en pocas palabras la conclusión. a la que me han hecho llegar. 
Por activa y por pasiva, en español y castellano, por escrito y a ordenador, en fin, de todas las maneras imaginables, le he tratado de hacer ver que estaban metendo la gamba, con algo tan sagrado como el derecho de defensa.
De las mismas formas y maneras, me han desoido, desatendido e ignorado. 
La alternativa era esperar y aguantar o como dicen los chicos "un ZAS en toda la boca". Con la disyuntiva tan clara, he elegido la opción B y, en consecuencia, he preparado una preciosa, estupenda y bien fundamentada RECUSACIÓN contra el Magistrado.
Estoy dispuesta a ver hasta dónde llega su tozudez, su terquedad. Si el sordo, yo téntigo, si el ciego, yo perseverante, y así hasta que aparte sus "sucias manos" de mi asunto.
Entonces podré plantear, nuevamente, la nulidad de actuaciones y las Previas se sobreseerán y archivarán. 
Si fuera honesto y profesional, el olor a azahar y cirios de la Semana Santa y los rebujitos con lunares de la Feria, se le deberían atragantar, pero si no le importa nada, como parece, se lo pasará estupendamente. 

martes, 8 de abril de 2014

Reconciliación.

Es la temporada de la reconciliación.
A medias, con el Juzgado de Sevilla, que por fín, tras meses y meses y recursos y recursos, sin nada nuevo, me ha dado los Autos que llevaba tanto reclamando. ¿Habrá sido que se acercan las grandes fiestas sevillanas, la Semana Santa y la Feria de Abril, y eso les ha cambiado el carácter y la obstinacion?. Sea lo que sea, al menos ¡YA PUEDO HACER MI TRABAJO!. No creáis que me voy a conformar, ahora seguiré dando guerra, aunque al menos, ya se de que van ellos y no andaré más a ciegas.
Y a enteras con los usuarios del Turno de oficio. Esta mañana tenía una verbal de oficio, una cosa compleja y que requería atención y estudio, y eso exactamente es lo que le hemos dedicado mi compañero y yo. Me he sentido satisfecha del desarrollo de la vista, aunque no tengo ni idea de cual será el resultado. Pero lo mejor de todo ha ocurrido esta noche, cuando mi cliente, tras llegar a su ciudad de vuelta, me ha llamado por teléfono para darme/darnos las gracias por cómo hemos hecho nuestro trabajo, para decirme, que nunca se había sentido en un Juzgado como hoy, por cómo hemos apoyado y defendido su causa.
Con estas pequeñas cosas se compensan otros comportamientos.
Adoro ser abogada y pertenecer al Turno de oficio, aunque, a veces, no lo aprecien.     

viernes, 4 de abril de 2014

¿Habrá visto el DVD?

Dado que no estuvo en la Sala, y no hay acta escrita de la vista oral, debe haber visionario el DVD. 
Sí hubiera sido así, sabría que los coacusados NO ACUDIERON A LA VISTA, por lo que es del todo imposible, que sus declaraciones se sometieran al principio de inmediación de la Juzgadora de instancia.
El Juicio estaba señalado para las 8:20 de la mañana, comenzó sobre las 8:45 aproximadamente, y mi cliente y el coacusado llegaron al Palacio de Justicia a las 10:10, ¿cómo es posible que hayan sido sometidos a ninguna clase de interrogatorio, si aparecieron casi una hora después de que nosotros abandonáramos la sala?.
Nadie, sólo una de las razas de togados con puñetas muy especial, está dotada de semejantes facultades, los X-men a su lado, son unos pringados. Los hay con el don de la adivinación, y los hay, como en este caso, con el poder de crear lo inexistente y reflejarlo en una impugnación de un recurso de apelación, eso si, sin despeinarse, oiga.
 

miércoles, 2 de abril de 2014

Y el TS se salta la ley.

Hace pocos años, por fin, se dejo de tener esa mala entendida compasión decimonónica o sesentayochista de que los "pobres delincuentes" al ser víctimas de la sociedad, merecía redimir sus penas por el mero hecho de permanecer en un centro penitenciario.
Dicha diposición legal, desde nunca, le ha hecho maldita la gracia a la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, y como tiene por costumbre, mediantre acuerdos no jurisdiccionales, contraviene la voluntad del legislador, y la gota que acaba de colmar el vaso es que, según el último, de 19 de diciembre de 2013, cada diez comparecencias apud acta, lo que todos conocemos como firmar, sea todas las semanas, los unos y quince, una vez al mes, o como se haya dispuesto en el Auto de libertad, se va a redimir un día de condena.
Y se han quedado tan anchos, y las víctimas, os preguntareis, a esas, ¡que les frían un paraguas!

martes, 1 de abril de 2014

Negociar y pactar.

Después de muchos días de incertidumbre, pues no podía negociar una propuesta que nos habían hecho, ya que mi cliente se encontraba en el extranjero, hoy por fin, dos días antes del juicio, hemos podido cerrar el acuerdo, a satisfacción de ambas partes. 
Da gusto poder culminar las esperanzas de uno sin machacar excesivamente al otro, y todo porque ambas partes ponen buena voluntad.
Ahora mi cliente duerme tranquilo y el contrario no tiene que pelear para recortar la indemnización. Todos ganan, pero no sin trabajo por parte de los Letrados, los cuales, en vez de tener que preparar el juicio, pasan horas al teléfono o cruzando emails para cerrar todos los flecos.