viernes, 25 de noviembre de 2016

Cuatro a cero.

Hay situaciones en las que parece inevitable el enfrentamiento entre familiares, y ello por las diferentes perspectivas de cada uno de ellos.
Esta tarde me consultaba un cliente si era posible otorgar un poder con efectos exclusivamente médicos. Yo este tipo de poderes los he visto en militares cuando salen de misión al extranjero, y creo que es perfectamente aplicable a cualquier otro tipo de personas.
La preocupación de mi cliente viene por la mas que avanzada edad de su progenitor y la reciente experiencia de confrontación con sus otros parientes con motivo de un accidente sufrido por ese.
Cada uno de ellos tiene una visión diferente de sus obligaciones con respecto al mismo, y seguramente, todos tienen una parte de razón, pero lo cierto es que un desacuerdo en una cuestión como esta puede provocar, a la postre, una desatención de lo más importante, la salud del padre.
La previsión con la que mi cliente se está conduciendo en este asunto, es sin duda encomiable, y altamente recomendable, pues se evitará, al menos, se paliará el desastre que podría llegar a producirse por la falta de entendimiento, entre todos los implicados. 
Mi cliente es perfectamente consciente de que perdería si o si, así que mejor prevenir.

No hay comentarios: