martes, 12 de enero de 2016

Debut esperado.

Esta mañana se ha consumado, tras meses de preparación general y específica, y semanas de nervios inevitables, la primera actuación en Sala de mi padawan Belen.
Mi niña grande, que no se creía que era abogada, que no se veía a sí misma como capaz, que dudaba. Todo lo anterior, como bien suponeis estaba sólo en su cabeza y, como por ensalmo, a partir de las 10:45 de la mañana, subida en el estrado, sola, esos temores se han evaporado.
Ha realizado una defensa sólida y brillante de su posición, hasta el punto de no arredrarse cuando, el letrado demandante, ha intentado cercenar su discurso, y tras aclarar a su Señoría su posición, ha retomado el mismo, abreviando donde convenía, pero sin dejar en el tintero nada de lo importante y necesario, con soporte fáctico y legal.
Al salir, con los nervios propios, creía que el Juez la había reprendido, sin embargo, éste se limitó a decir que lo resolvería en sentencia y dejarla continuar su exposición. Pero todos sabemos que dentro y fuera de la toga, las cosas se ven de forma diferente.
Tenemos a una gran abogada, estudiosa y conciezuda que nos va a dar muchos dolores de cabeza en Sala en los proximos años como nos tengamos que enfrentar a ella.
Enhorabuena Sra. Letrada.

No hay comentarios: