jueves, 19 de mayo de 2016

Educación y respeto.

Esta mañana en el juicio, que no se ha celebrado, por incomparecencia del actor, el Magistrado al terminar, ha pedido disculpas al demandado por haberle hecho ir hasta allí.
Por lo inusual de la situación me ha sorprendido muy gratamente, y para variar, me ha reconciliado con la parte más humana y educada de la Magistratura.
Lo que debría ser lo normal, explicar a las partes, legos en derecho, por qué hay veces que no se puede celebrar un juicio o por qué hay que suspenderlo, o como hoy, hacerle ver que no estamos allí para fastidiar y jorobarle la mañana, si no que tenemos que estar porque es imprescindible para impartir y recibir justicia, no cuesta más que unos segundos y demuestra a los justiciables que no son sólo un número de expediente y como tales son tratados, si no que son personas y sus problemas, que son los que entre todos tratamos de solventar, nos importan y lo que hacemos y la razón de hacerlo tiene que ver con ellos.
Por desgracia, esta rara vez se produce, aunque debiera ser la norma no escrita, Como pedirle por favor a un testigo que conteste o darle las gracias a un perito cuando ha finalizado de defender su informe.
Espero que los nuevos jueces de las futuras promociones aprendan de sus tutores externos (es decir de los que están en los Juzgados) algo más que el lugar donde firmar una declaración o el orden de firma de los intervinientes.

martes, 17 de mayo de 2016

No les da la vida...

Nadie mas interesado en conseguir apoyos para sus posiciones que el Ministerio Fiscal, cuando las cosas no son como ellos desean.
Ahora están en pie de guerra porque, como a todos, el atropello de la instrucción en seis meses les ha pillado con el paso cambiado. Llevan décadas empleando semanas para plazos de tres dias y eso ya no es posible, pues o se concluyen todas las diligencias en medio año, o mediante el recurso de la especial complejidad, consiguen, para cosas menores hasta año y medio.
Desde el 7 de diciembre de 2015 tenían plazo hasta el 7 de junio para acusar o archivar miles de causas penales pendientes y no les ha dado tiempo....
Ahora piden ayuda para que esa agilizacion pretendida se suspenda, porque muchos de ellos no han hecho sus deberes a tiempo, y no me refiero a las macrocausas. Lo que les agobia es el trabajo común, la cotidianeidad del robo, de la pequeña estafa, de la violencia doméstica o de género que requiere de Informes o Periciales. Lo disfrazan con los corruptos, cuando el problema es otro.
Si no son capaces de pedir y revisar todas las diligencias de instrucción que se pueden practicar en 180 dias, ¿cómo han podido pretender alguna vez encargarse de la instrucción de las causas?
Ahora llaman a todas las puertas, letrados incluidos, para que digamos que tienen razón y así no se puede hacer justicia, pero ¿Es justicia que un Fiscal se quede en su despacho mientras en el Juzgado del pueblo se toman declaraciones en presencia del Letrado? ¿Es justicia que se opongan a los argumentos esgrimidos en un recurso de apelación que aún se ha presentado? ¿Es justicia que en vez de defender la legalidad, se dediquen a acusar sin pruebas?
Eso también deberían planteárselo. 

lunes, 16 de mayo de 2016

Mucho tiempo

Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que me senté ante el teclado para escribir en mi bitácora.
¿He tenido cosas para contar en estos meses?, las he tenido, pero, la mayor parte de las veces por pereza, y otras por una nueva prudencia que parece adornarme, las he terminado dejando en el tintero.
Algunos de mis lectores me han hecho ver lo equivocado de mi silencio, y como lo prometido es deuda, retomo mi costumbre de intentar escribir con cierta frecuencia.
En estos meses, por desgracia, pocas cosas han cambiado, y ninguna para bien, ni en la Justicia en general, ni en los Juzgados de Badajoz y provincia en particular.
La falta de interés, la propensión a hacer de los procedimientos judiciales una producción en cadena, sin entrar a la artesanía intrínseca que precisan cada Autos concretos, no ha sido sustituida por buen criterio y leal saber y entender. Los automatismos, de toda laya y jaez, se han instalado en los foros.
En unos prescindimos de fiscales, cuya presencia es preceptiva, en otros incurrimos en nulidad de actuaciones por las prisas, tomando declaraciones con indefensión del investigado, o bien procedemos a detener y enjuiciar a quien se encuentra en su vehículo, sin ninguna razón, ni indicio delictivo alguno.
Como se comprueba, razones para escribir no han faltado, voluntad y falta de tiempo para hacerlo si, aunque prometo enmendarme.