martes, 22 de noviembre de 2016

Suecia, siglo XXI

Es es la sensación que uno tiene cuando, compañeros de otros lares, te explican sómo funcionan ellos en su cotidianeidad.
Cuando te enteras de que hay uno "de guardia" para localizar al de la guardia que no aparece y que ni siquiera puede dormir, es inevitable preguntarse ¿en qué siglo viven? En el XX cuando la telefonista del pueblo descolgaba y tú, con toda naturalidad le decías, ponme con mi tía, y ella, que sabía perfectamente quién eras tú, y tu tía, te enchufaba para que le dijeras a la pobre, que te invitase a comer, que la comida de tu madre no te gustaba... El ejemplo me vale, la Comisaría, si no consigue contactar con el letrado, llama al "de guardia", para que éste se tome la molestia de hacerlo, o si no lo conseguiré, que le proporcione oro de guardia que sustituya al ausente.
Aquí hace mucho tiempo que funcionamos como un lugar civilizado, con una centralita que, pese a las innumerables críticas, funciona bien, y no se incordia más que a los letrados de guardia o que entrarán en los días sucesivos, pero no se deja insomne a un pobre compañero, que nada tiene que ver en ese ajo.
Ya digo, somos suecos viviendo en el siglo XXI comparados con otros.

No hay comentarios: