lunes, 13 de marzo de 2017

Amigos y trabajo.

Los abogados, en general seres solitarios encerrados en sus despachos, sentados solos en los estrados, confrontados en soledad con sus clientes, como humanos que son, tienen la necesidad de interrelacionarse con otras personas.
Lo anterior hace que establezcamos lazos de afectividad muy fuertes con algunos compañeros, que son los que mejor nos entienden, los que comparten nuestros desvelos y disgustos, nuestras alegría y sinsabores, y sentimos entre nosotros esa empatía nacida de la vivencia de una realidad similar que, a veces, trasciende de las meras relaciones entre compañeros.
Y esa amistad hay que cultivarla, mantenerla y siempre dejarla al margen del trabajo y sus circunstancias. Los clientes, todos lo sabemos bien, vienen y van, pero con los amigos abogados vamos a mantenernos cerca por años, lustros y décadas. Y ello nos debe llevar a mimar ese delicado equilibrio obligatorio entre el deber profesional y lo que nuestro corazón nos pide.
Cuando dos abogados son AMIGOS, escrito así con mayúsculas, tienen la inexcusable obligación de luchar por esa amistad, porque, si cualquier cuando tiene un amigo tiene un tesoro, si además es quien te entiende, a quien puedes hacer confidencias, con quien tienes una complicidad basada en una similar experiencia vital y laboral diaria, tiene un tesoro elevado a la enésima potencia, y no hay nada más importante.

jueves, 9 de marzo de 2017

Desgaste psíquico, cansancio físico.

Nuestro trabajo, como es bien sabido, no suele comportar más esfuerzo físico que el de arrastrar la cartera y la toga, pasar largas, larguísimas horas sentado en el sillón del despacho con la consiguiente contractura cervical o conducir 150 km para celebrar un juicio. 
Sin embargo, la mayor parte de los días, cuando regresamos a casa, estamos físicamente agotados, muchos días extenuados a la hora de la comida, y esto nos sucede cuando celebramos vistas de dos, tres o cuatro horas. Durante todo el tiempo hemos estado sentados más o menos cómodamente en los estrados, pero nuestro sistema nervioso al completo, empezando por el cerebro, ha corrido la maratón de Nueva York y la de Boston además de completar un decatlón con buen resultado final.
Mientras permanecemos atentos a todo cuanto sucede en la Sala, con la adrenalina saliendo a la superficie por todos los poros de nuestro cuerpo, además debemos aparentar que hemos completado las pruebas deportivas sin sudar, ni resoplar.
El maltrato que, a diario, proporcionamos a nuestras neuronas, debería ser un tipo penal. O subsidiariamente, ser reconocido por los de las puñetas con sentencias SIEMPRE favorables a TODOS los Letrados, el esfuerzo lo merece. 

miércoles, 8 de marzo de 2017

Un mes y un día.

Ese es el tiempo que llevo sin aparecer por aquí. No, no ha sido por falta de cosas chuscas, dolorosas, divertidas o bizarras, si no porque, aunque tengo una fran habilidad para inventar el tiempo, ahora me ha estado faltando, y mientras me sobraba cansancio. 
Esta semana, hoy, no están siendo diferentes, pero si he conseguido sacar unos minutos de la nada.
En estos días ha habido un poco de todo y al final, el resumen, es que mi vida es entre bipolar y esquizoide, por momentos, incluso con tintes de paranoia. En fin, como la de todos los abogados normales y la de la mayoría de la gente corriente.
Los Juzgados siguen igual de mal que en los tiempos anteriores al parón. Algunos de ellos, cuando nos los pisas a diario, aún te sorprenden, siempre para aumentar tu indignación, el día en que uno lo haga para bien me va a dar un pasmo.
Cuando no es una causa en la que faltan escritos de personación, los Autos de transformación en Delito Leve se notifican al cliente como Autos de Sobreseimiento y Archivo, y sin Auto de Acumulación, ni constancia de quién o por qué se han enviado, se incorporan unos faxes remitidos desde un Ayuntamiento, cuando ya está señalada la vista del Juicio y para provocar un vuelco total al asunto; es un Juez nuevo que, ante la actitud desafiante del investigado, le da voces y le abronca; o bien un Fiscal que pide, en un resumen e prueba escrito, un aumento de la pensión de alimentos en 200 €, en el procedimiento de modificación del régimen de visitas. Lo de casi siempre...la Justicia está mal y a los abogados nos están volviendo locos, más aún.

martes, 7 de febrero de 2017

MInistro...serás peor que..

El Ministro Catalá, no es, ni nunca ha sido muy popular entre nuestro colectivo. Si, si nuestro colectivo, porque aunque no lo creamos, somos un colectivo, y aunque andemos separados entre nosotros, los demás nos ven como un todo.
Al lío, el Sr. Ministro lleva cuatro o cinco días poniéndonos a todos nosotros, al menos a los 45.000 que estamos en el Turno de Oficio en todo el país, transferidos y de territorio común, porque no se aclara. Si sobre el IVA, primero iba a aclararlo con el de Hacienda, luego se trataba de que era una actividad "no sujeta" a IVA, y la ocurrencia de hoy, el IVA neutro, que para mí es un concepto fiscal absolutamente ignoto.
Sr. Catalá, que como no se decida a solventar este asunto, va a acabar siendo usted más odiado aún que su antecesor, de más que infausto recuerdo.
No es tan complicado, ya verá, hasta una humilde abogada que lleva un despacho unipersonal en una mediana capital de provincias se lo puede explicar. Es un absurdo que en este trimestre y en los siguientes, nosotros emitamos una factura con IVA, por cada asunto de oficio, a nuestro Colegio, para que éste se la haga llegar al CGAE y éste a su Ministerio, para que ustedes se lo pasen a Hacienda y este proceda al pago IVA incluido. Porque lo de cobrárselo a los usuarios de la Justicia Gratuita es una entelequia y absolutamente inasumible si se trata de una guardia con seis detenidos, a los que tendríamos que prorratear el 21 % de IVA de los 114 €, si eres territorio ministerio.
Ahora, lo lee y tal y como se lo traslada al factótum del MInisterio del Cobro y Sangrado, verá como a él tampoco le parece bien.
Y eso por no meterle a la madre, y recordarle a los señores de la DGT (Dirección General de Tributos, por si aún alguno no lo sabe) que la Abogacía tiene un FIN SOCIAL, aunque percibamos una inddemnización por asistir el Turno de Oficio, indemnización que normalmente ni llega para cubrir gastos.

lunes, 6 de febrero de 2017

Más facetas que un brillante

Algunos procedimientos son tan complejos, presentan tanto aspectos, hay que considerar tantas cosas, se tira de tantos hilos, que acaban pareciendo un diamante de talla brillante, con sus 56 facetas.
Esto, normalmente sucede con los asuntos penales relativos a delitos económicos, en los procesos civiles no suele ser lo normal, y menos aún en las testamentarías, donde son habas contadas, el caudal relicto y poco más. 
Hasta que te llega uno, que lo mires por donde lo mires, y cuanto más lo mires peor, porque te sorprende con un nuevo punto pasado por alto, con la omisión voluntaria de datos, con contratos inexistentes más allá del papel, con valoraciones increibles, con condominios imposibles, con multa tributarias, con Notarios cuya fe pública es más que cuestionable, con cuentas corrientes desaparecidas, con pagos diferidos inasumibles, con la panoplia completa de cosas hechas de forma extraña. Y tú, cuál relojero, primero tienes que desmontar la maquinaria, y luego pequeña pieza a pequeña pieza, irlas limpiando y finalmente volviéndolas a montar, y cada una debe encajar en su hueco y en la posición correcta porque si no el reloj no volverá a funcionar, en este caso, el Juez, no entenderá nada y la herencia yacente seguirá siendo una tela de araña imposible. 

miércoles, 1 de febrero de 2017

La han tomado con los abogados.

Este año 2017, parece que somos los abogados el centro de la diana de todos los ataques externos posibles.
Desde el Parlamento al Ministerio de Hacienda y también desde la prensa. Por no hablar del Tercer Poder, que es el que suele hacer imposible la vida a la mitad de los que pisamos el Foro habitualmente.
El Ejecutivo, el Legislativo y el Cuarto Poder, todos a una contra los Letrados. Por el IVA o por el Turno de Oficio, por las Costas en los asuntos de cláusula suelo o por una ficción.
Lo cierto y verdad es que parecen haberse confabulado todos contra esta profesión liberal y quienes la ejercemos de una manera inmisericordes en los últimos días.
Como diría mi madre..."no ganamos para disgustos" o si fuera mi hermana "...todo el día apagando fuegos".
Me gustaría que alguno de esos que atacan a los abogados pasase una sola semana en la piel de uno de a pie, como yo, de provincias, en un despacho a la antigua usanza, y luego, tras esa amarga experiencia de estudio, trabajo, sofocones y paciencia con clientes propios, con contrarios, con letrados de la otra parte, con jueces, fiscales y LAJs, además de funcionarios de todas las escalas y cuerpos, sea honesto como para admitir que las cosas vistas desde fuera, parecen otra cosa.
Los abogados somos trabajadores como cualesquiera otros y tenemos los mismos sinsabores y algunos más, por lo que es innecesaria esta campaña de acoso y derribo emprendida contra nosotros.
Y si quieren privatizar la Justicia, el Turno de Oficio, o lo que les parezca, que tengan el valor de decirlo abierta y directamente.

viernes, 20 de enero de 2017

Y de nuevo contra nosotros.

Tras años de batallas legales y judiciales, y después de que el TJUE, enmendase la plana, como no podía ser de otra manera a la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, era imprescindible que el Ejecutivo de turno aliviase la extrema presión que los Bancos sufren por haber impuesto cláusulas manifiestamente ilegales a sus usuarios.
La mejor manera de hacerlo, es, desde luego, recomendando a los sufridos consumidores que acepten la nueva imposición bancaria sobre la devolución de lo que, previamente, les había sido abusivamente impuesto.
En serio el Gobierno, el CGAE, etc. creen que no se volverán a prevaler de ser los únicos que disponen de los datos y las herramientas ofimáticas que les permitan decir que la cantidad que usted debe recibir es tanto y nosotros se los ofrecemos en rebaja de su cuota que será cuanto.
Casi ningún afectado sabe, ni tiene los medios para hacer los cálculos al céntimo, algunos, con posibles irán asesorados por un abogado, quien tiene que haber realizado previamente las cuentas para tener una idea de por dónde están intentando tangarle.
Si no hay acuerdo, en tres meses, ya vamos al Juzgado y el Banco, se allanará y contra lo dispuesto en la Ley de Enjuiciamiento Civil, y por una absoluta y arbitraria intromisión del Ejecutivo en el Judicial, no se le impondrán las costas al Banco, pobrecito, y al final, esta nueva norma va, como siempre, contra nosotros.    

lunes, 16 de enero de 2017

Mas pronto que yo.

Hoy, estaba de guardia de asistencia al detenido. Al primero le asistí cerca de las dos de la tarde en el Juzgado de Guardia, que, al menos ha tenido la decencia de no llamarme a las 9 para tenerme allí toda la mañana mientras se celebraban los seis juicios rápidos que había.
Cuando esta tarde iba de camino a Comisaría como usuaria, ya que el móvil de mi hijo fue sustraído anoche, me ha vuelto a llamar la centralita para asistir a dos detenidos por delitos contra el patrimonio.
Mis defendidos han declinado el gentil ofrecimiento de declarar en sede policial y se les ha puesto en libertad inmediatamente, con "cargos" como dicen en la tele.
Mientras mi hijo me esperaba en la Oficina de Denuncias, y cuando mis clientes se habían ido a su casa, y estaban ya sentaditos al brasero, yo aún he tenido que esperar otra hora y pico para formular una denuncia por hurto, que se ventilará, caso de aparecer los responsables en un juicio por delito leve.
Yo comprendo la falta de medios, mejor que la mayoría de la gente, casi seguro, pero realmente ha entrado una persona en la hora y pico que hemos estado esperando, a lo mejor hay que replantearse una ampliación de la plantilla o una redistribución de horarios, o algo, porque aunque yo lo tomo con franciscana paciencia, porque se lo que hay, los usuarios normales, que desconocen que en la ODAC se hacen muchas más cosas, se desesperan.
Así que hoy, ha sido cierto y verdadero el adagio de "los presuntos delincuentes salen de Comisaría antes que los propios abogados defensores". 

lunes, 9 de enero de 2017

Por todos lados.

A veces tengo la sensación de que cuando me las dan, lo hacen desde todos los frentes y a la vez.
Ya sabéis, esas ocasiones en las que piensas, si planto un circo, me crecen los enanos. Al final, por fortuna, la función continúa y los enanos siguen de su tamaño.
El lunes ha sido así, todo a la vez y a la misma hora, y sin tregua y hasta mis adoradas máquinas y redes se me han rebelado.
Luego todo ha ido volviendo a la normalidad y no ha pasado de ser un día mas en la vida de una abogada de a pie. Carreras, prisas, viajes improductivos, reuniones estériles y llamadas y más llamadas de móvil, a las 5 de la tarde tenía un 18% de batería, lo de respirar, lo he tenido que dejar para la tarde, mientras preparaba el juicio penal de mañana y coordinábamos por whatsapp las defensas y empezaba a ver el matrimonial de pasado mañana.
Y eso es al final, mi vida, nuestra vida de abogados, y en bromas dices, me voy a pedir unos días de asuntos propios, y piensas, mejor que sean comunes para todos los sufridos abogados de este país, que no tienen de eso, y que por no tener, no tienen, los del territorio Ministerio, ni el pago de su trabajo tras muchos meses de haberlo justificado. 

miércoles, 4 de enero de 2017

Ya ha llegado.

Si, ya hace cuatro días que empezó el Año Nuevo, y nada ha cambiado, por suerte o por desgracia, depende de la perspectiva que se tenga.
Mi año natural, el judicial empezó el 1 de septiembre y terminará el 31 de julio, ha arrancado como acabó el anterior, con frenética actividad, se me olvidó pedir en la Carta de Reyes, los días de 48 horas, qué le voy a hacer.
Aunque lo intento el tiempo es el que es, y los plazos no perdonan, precluyen trámites, recursos, requerimientos, etc, ya sabéis de qué hablo. 
Estos últimos días, en lugar de recogimiento y estudio en el despacho, los he dedicado a reuniones de calado, una muy provechosas, otras casi estériles.
Los talantes, no me gusta la palabra, pero es la adecuada, de mis interlocutores, no han podido ser más dispares y como consecuencia de ello, mi reacción también ha sido diametralmente opuesta.
Con alguno trabajaría sin dudar en cualquier asunto, con otro no iría ni a recoger billetes de cinco mil pesetas. Ambos letrados en ejercicio, de edades similares, uno abogado, el otro, mejor me callo la opinión, pues se ha retratado queriendo tratarme con una condescendencia inapropiada, que no he dudado en subrayarle.
En definitiva, mas de lo de siempre, es decir, abogados y personas que tienen el carnet profesional.