miércoles, 30 de noviembre de 2011

La prepotencia

Hoy estoy francamente mosqueada con la prepotencia de algunos.
He comenzado con un juicio de faltas por un incumplimiento de entrega de una menor a su padre para las vacaciones estivales. Prepotente uno. Ya veremos que sucede, los fiscales no suelen apoyar a los denunciantes si son los progenitores masculinos.
Luego, me ha llamado otro cliente, con el mismo asunto y con el agravante de que hace dos semanas él era denunciante y ella denunciada, y pese a mi opinión, aquella vista no se celebró por voluntad de mi cliente. Hoy él era el denunciado y su ex ha continuado con el juicio hasta el final. Esto ya lo intuía yo el día que me quité la toga sin entrar en sala, él ha estado casado con ella varios años, yo la he visto siete u ocho veces y creo que la conozco mejor (por desgracia). Prepotente dos.
Mientras esto sucedía yo estaba en un reunión con una compañera para tratar de liquidar unos gananciales y me transmite que el ajuar doméstico no se puede liquidar, pero si es lo único que tienen en común junto con un coche!!!! Qué pensaba liquidar? Un ordenador personal??????. La señora de marras es la de las zapatillas de guata que ya os conté en tiempos (el dato es para que os hagáis una idea del "personaje"). Prepotente tres.
Y he rematado la mañana cabreada como una mona contra un Letrado (me niego a llamarle compañero) que antepone sus intereses a los de 23 acusados y ocho letrados y sólo por una cabezonada o por salir en la prensa o por su "ego". Prepotente cuatro. Se nos ha propuesto un trato muy muy apetecible que se puede ir al traste por este _ _ _ _ _ _ _ (jugad al ahorcado para descubrir el epíteto). Dios merece que le ....!!!!! y encima quiere representarme, qué osadía!!!!!!.

Me relajo, mañana comienzan las Jornadas de Formación en Violencia de Género, ya os contaré, espero que resulten mejor ( en cuanto a público se refiere, que las de Extranjería).
Al menos podremos charlar (durante los descansos y los cigarritos) con los compañeros, y eso siempre es muy agradable.


No hay comentarios: