martes, 13 de septiembre de 2011

Martes noche

Ayer me pasó algo insólito, entre las copias de un asunto penal, por error, había partes de los Autos originales, cuando lo vi, casi me muero del susto, ya está solucionado.
A una compañera, una Juez en prácticas, le ha dictado un Auto de sobreseimiento, que parece provenir de un experto Magistrado del Supremo, se le nota que no está quemada del día a día, ojalá todos conservaran/conserváramos esa ilusión y ganas de hacer las cosas bien y no como nos suele pasar que lo arreglan con penosas "faenas de aliño" que ni siquiera la Audiencia endereza por no complicarse.
En fin todos tenemos nuestra parte de culpa.

No hay comentarios: