jueves, 9 de febrero de 2012

Un día corriente

Hoy ha sido un día muy normal, sin cosas sobresalientes ni tampoco desastrosas. Un día aburrido.
Lo único relevante se produjo esta mañana, cuando nos notificaron la SENTENCIA, ochenta y tres folios ( no bate mi récord personal que se sitúa en 92 ).
Justo antes de eso he presentado la demanda ejecutiva de los seis euros por los documentos.
Para terminarlo me dispongo a ver el capítulo de hoy de Sherlock, magnífica miniserie británica.
Como podéis comprobar, desde que hubo cambios en la sede de los Juzgados, tengo más problemas para contaros cosas curiosas de las que nos suceden a los abogados normales que nos pasamos un tercio de nuestra vida pateando los pasillos y Salas de Vistas, ya no tenemos sitio alguno en que reunirnos y contarnos las anécdotas y sucedidos, por eso, no las puedo compartir con vosotros.

No hay comentarios: