martes, 28 de febrero de 2012

Debate judicial que no jurídico

Esta mañana tenía un contencioso contra la expulsión de un extranjero condenado dos veces por tráfico de drogas. No tenía nada que rascar, pero el asunto era de una compañera de fuera y había que intentar hacerlo lo mejor posible.
Tras la argumentación inicial, la contestación del Abogado del Estado, y la proposición de pruebas, llegó el turno de conclusiones, y hete aquí que me ha pasado algo absoluta y completamente inaudito. La Magistrada se ha puesto a debatir conmigo durante mi informe.
El asunto ha sido muy chusco, yo estaba argumentando lo que me ha parecido, y no se ha podido aguantar y ha saltado: "a los españoles no se les puede expulsar" a lo que yo le he replicado: 'sólo a los españoles de origen, a los nacionalizados si se puede'.
Se ha dado cuenta de la imprudencia cometida, y ya ha dicho, "bueno no vamos a discutir de ello ahora...".
El Abogado del Estado parecía de cera, no ha movido ni un músculo, mi Procuradora no daba crédito a lo que estaba viendo, y yo a lo mío, a embestir como un miura a todos los trapos que se me ponen por delante.
Ha sido divertido, luego en el coche a la vuelta, la Procuradora decía no me lo puedo creer, y a mi sólo se me ha ocurrido, esto es lo de siempre, donde hay confianza, da asco... Y esa es la única explicación racional que se me ha ocurrido para esto tan inusual que me ha pasado esta mañana.

No hay comentarios: