lunes, 27 de febrero de 2012

El Supremo y otros despropósitos

La capacidad de interpretación de las normas escritas, por parte del Tribunal Supremo, nunca dejará de sorprenderme.
Los casos del exJuez Garzón son un ejemplo patente de esa capacidad. Tres soluciones dispares y un único Garzón verdadero.
En fin es nuestro 'amado' Alto Tribunal, que sienta jurisprudencia. Así siempre tendremos, los humildes letrados, el roto adecuado para el descosido oportuno.
Hemos olvidado que nos regimos, según el modelo continental, por la ley, la costumbre, los principios generales del derecho ( lo dice nuestro Código Civil ). La jurisprudencia NO ES UNA FUENTE DEL DERECHO y parece que se nos olvida a diario.
Hoy he recibido una, otra mas, incomprensible sentencia de la A.P. Con una importante batería documental en la apelación, me dicen que nada de eso vale, pero aún así, reducen en 100 € los alimentos, porque sí. El razonamiento es estúpido, aunque mi cliente salga beneficiado.
La incongruencia no tiene límites, y nuestra A.P. consigue que continúe creyendo ciegamente en la inconmensurable capacidad de seguir produciendo despropósitos que tienen los Magistrados.

No hay comentarios: