lunes, 6 de febrero de 2012

Padres adolescentes y videojuegos

A veces las guardias destapan mi personal frasco de la ternura.
Cuando delante tienes a un crío de veintipocos años, a una mujer de dieciocho o diecinueve y un bebé de año y medio, te planteas cuántas cosas estamos haciendo mal?.
Falla la educación, ninguno de ellos ha terminado el graduado escolar (o como se llame ahora). Falla la prevención de embarazos adolescentes. Falla el calderoniano sentido de la honra. Falla el aprendizaje de relaciones interpersonales adultas. Falla la información parcial, sesgada y profundamente feminista sobre la violencia de género.
Todos, absolutamente todos los patrones de estos males se reiterearán, si no somos capaces de poner cordura, en el bebé.
Yo personalmente no sé qué hacer o cómo hacer llegar los mensajes correctos a quien los necesita, que al final, somos todos.
Lo de los videojuegos es una de mis chorradas, el viernes, mi marido, como me había portado bien durante la semana, me regaló el juego del NCIS para PS3, y me he enganchado a ese endemoniado entretenimiento igual que a la serie de la tele, de la que me confieso adicta. Esa es la razón de escribir tan tarde el blog esta noche, después de trabajar, tenía que terminar el episodio segundo, y, como una cosa lleva a la otra, he empezado el tercero, hasta que he visto qué hora era.

No hay comentarios: