lunes, 19 de marzo de 2012

Retrasos judiciales

Mañana, tras catorce meses de instrucción, varios recursos e incumplimientos de la Orden de Alejamiento, por fin, se va a celebrar un juicio de violencia de género. Muchos meses, muchas circunstancias, pero muy poco ha variado la forma de ver la situación por parte de la víctima, la cual ha recibido toda la ayuda que el Estado puede proporcionar a las mujeres maltratadas (en este caso estamos ante un maltrato auténtico, aunque ella es una víctima profesional).
A veces me planteo que la Justicia es lenta porque el procedimiento no es ágil desde todos sus ámbitos.
Si cada funcionario, cada abogado, cada Fiscal, comenzase un pleito y lo instruyese, en una mañana, como ocurre con los rápidos, estaríamos ante un atasco mucho menos impresionante. Todos dilatamos la instrucción, peritos, profesionales, etc.
El proceso quedaría así, mañana Juicio Penal contra A, se cita a los denunciantes, los peritos, los posibles testigos, el Fiscal, los Forenses (en todas sus variedades) y sobre la marcha esa misma mañana (o mañana y tarde), si hacen falta documentos se recaban vía email o vía fax, y al terminar, fin de la historia, Sentencia.
Ya se que es utópico, inviable, y no se cuantos impedimentos constitucionales se me vienen, pero como célere, no tendría precio, probablemente a costa de la piel de los abogados, pero no me digáis que no agradeceríamos terminar las horribles Previas interminablemente estúpidas que padecemos.

No hay comentarios: