lunes, 12 de marzo de 2012

Nada sale como quieres

Esta mañana, al final, no he visto al Secretario de Familia, así que mañana me tocará intentarlo.
Las demandas están aún en mi cabeza, y no me he puesto a redactarlas, aunque tengo ambas ensambladas, hay que trascribirlas a papel.
Había olvidado por completo un acuerdo al que llegué con un compañero sobre una addenda a un convenio regulador, y menos mal que él me lo ha recordado, ya se la he enviado por correo para la firma.
Tengo aún coleando la traducción del derecho de familia rumano, y como en este asunto tiene que pasar de todo, lo último ha sido que la traductora del Consulado ha tenido un accidente, así que nuevo escrito a Violencia para que me amplien, por enésima vez el plazo, y la pobre señora penando mientras, pero no puedo hacer más, si fuera en un idioma civilizado ya habría hecho algo, pero rumano, aún no hablo.
Lo de montar el LEGO con mi hijo, o me doy mucha prisa o no va a poder ser, o a lo mejor si, bueno, os dejo y me voy a montarlo, que mi hijo también es de Dios, y a veces, tiene derecho a tener una madre que haga algo más que recogerle a la hora de la comida.

No hay comentarios: