viernes, 27 de enero de 2012

Cambios sorpresivos

Esta mañana, tras hacer que mi cliente firmase su convenio de divorcio, el divorcio más chusco de mi vida, me tenía que acercar al Juzgado y así lo he hecho.
Cuando he llegado a la zona que el Ministerio de Justicia nos tiene cedida en precario, mi sorpresa ha sido mayúscula. Con premeditación, alevosía, vespertinidad y matutinidad, alguien ha decidido "hurtarnos" la pizca de rebeldía y dignidad que nos quedaba a los Letrados de este foro.
Me explico, la sala que teníamos con los dos ordenadores (puesta así tras el verano del 2011) ha sido OKUPADA, también, por el SOJ. Los togueros que estaban ubicados en la microhabitación de paredes de paneles, sin preguntar o avisar, han sido retirados de allí y algunos de ellos colocados en el pasillito del otro despacho del SOJ. Mi toguero, el 65, ha sido de los mudados, pero lo mejor es que ya no tengo el 65, ahora tengo el 46, me han sacado mis cosas y me las han colocado en el nuevo, espero que todas, no era cuestión de poner este mediodía a Macarena en un brete.
Y ahora lo que faltaba, en un cuchitril sin luz natural ni ventilación y ubicados de la forma más incómoda y estrecha posible, allí han colocado las dos mesas con los ordenadores.
Ya no podremos reunirnos ni con clientes, antes de los juicios por ejemplo, ni con compañeros para discutir los acuerdos.
Nos han robado la posibilidad de relajarnos entre juicio y juicio tomando un café distendido con los compañeros o la manera de sobrellevar con un poco de decoro las guardias interminables.
NUESTROS NUEVOS DIRECTIVOS HAN EXPULSADO A LOS LETRADOS DEL COLEGIO y eso que pagamos una verdadera fortuna por ejercer, qué va a ser lo siguiente? Tendré que pedir permiso para usar el baño? Estoy muy indignada, me parece que aquellos que propugnaban cambios los están haciendo en la primera semana, pero, como no podía ser de otra manera, los cambios son para peor y en perjuicio de los abogados que pasamos muchas horas en el Juzgado.
P.S.: Ahora ya ha entrado en vigor la ley seca en el Colegio, seca de café, seca de charla, seca de interrelación y, por supuesto muy muy sana, SIN HUMOS.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Vivan la intimidad y los derechos. Es como si el casero de un alquilado abriese su casa sin avisarle y le cambiase sus enseres a otro piso de su proiedad a su antojo.

O sea, aquí las cosas se hacen "por cojones".

Me encantan las maneras de hacer las cosas, si señor...