jueves, 19 de enero de 2012

Boato y circunstancia

Algunas cosas requieren del necesario boato y de los aditamentos imprescindibles para que quede convenientemente establecida la importancia del asunto.
En otros casos nos encontramos ante mero oropel sin sustancia ni fundamento, que vulnera los principios elementales del decoro y la tradición de modestia.
Para discernir una cosa de la otra sólo se requiere prudencia, una mínima ración de inteligencia y el sentido común suficiente para pasar el día.
El negro debería darnos la primera pista de que los brillos están de más, que nunca se puede perder el respeto a lo que representa y a quien representa.

No hay comentarios: