jueves, 12 de abril de 2012

Dicho y hecho

He terminado la demanda, ayer sabía que lo haría.
En nuestro caso, como en el de los escritores, pues al fin y al cabo eso somos también, el resultado final de la obra requiere un 90 % de estudio y trabajo y un 10 % de inspiración. Esa mezcla perfecta da como resultado una demanda de la que uno se siente orgulloso.
No puedo determinar cual será la resolución de este caso, pero os garantizo que nadie podrá poner en duda el trabajo realizado.
Estoy contenta y satisfecha y con la sensación del deber cumplido.
Y tras el trabajo, tenía la necesidad imperiosa de transmitir a mi cliente mi euforia, provocada por el "subidón" de adrenalina. Además tenía que proporcionarme unos datos que me faltaban, así que le mandé un SMS y me llamó al despacho, le cité para esta misma tarde y hemos podido intercambiar opiniones sobre mi trabajo.
En fin, ahora queda lo difícil, ya se que tengo razón y lo he argumentado y acreditado documentalmente, sólo falta que me la den.

No hay comentarios: