domingo, 1 de abril de 2012

Aniversario

Hoy se cumple el 12º aniversario de mi boda.
Y ello me ha devuelto a la cabeza una idea que me ronda desde que estudiaba derecho canónico. Algún día tengo que ponerme seriamente con un estudio doctrinal sobre el "monstruo" del matrimonio en España.
Me explico, nuestro derecho civil otorga, como todos sabéis, efectos plenos a la celebración en forma religiosa católica.
Eso no deja de ser anómalo, ya que para que se perfeccionen los contratos, las formalidades deben cumplirse exactamente, y en el caso del matrimonio, ningún funcionario ( ya no sólo es un contrato sinalagmático, si no que tiene efectos públicos ) lo autoriza en el momento crucial de prestar los mutuos consentimientos, ningún representante del Estado verifica la libertad de los contrayentes.
En fin, que el día que me jubile, haré el estudio comparado del engendro, ya que en nuestro entorno semejante cosa ni se plantea.

No hay comentarios: