lunes, 19 de diciembre de 2011

La buena voluntad

Esta mañana me he reunido con una señora mayor, a la que después de más de cuarenta años, su marido le pide la separación.
Nunca ha trabajado fuera de casa y ahora se va a ver sobreviviendo, si todo sale bien, con quinientos euros vitalicios, para poder tener derecho a la pensión de viudedad.
La verdad es que el compañero contrario ha facilitado mucho la negociación. Hasta el punto de que, yo le he subido hasta los 500, y por si le daba problemas convencer a su cliente, podíamos reducir 50 cuando vendiesen el piso ganancial. Él (el compañero) que es una persona sensata, me ha propuesto que si su cliente lo acepta sin más, no tendremos que rebajarlo.
Cuando los letrados están por ayudar a templar, lo he comentado otras veces, todo es mucho más sencillo.
La buena voluntad siempre es más fructífera que el enconamiento estéril. La solución es más sencilla que la creación de problemas.
Ojalá tuviéramos la fortuna de encontrar siempre letrados sensatos y trabajadores y no gente con ganas de ...

No hay comentarios: