martes, 22 de mayo de 2012

Alimentos perpetuos?

Los abogados que hacemos Familia estamos acostumbrados a ver situaciones indescriptibles en materia de alimentos.
Ejemplo, adulto joven o adolescente multiañoso (léase taitantos), que ni trabaja ni estudia (generación NINI pura y dura) y al que, el pobre padre divorciado, que hace años que no le ve, le que pasa una pensión de unos 350/400€ con actualizaciones anuales, vamos como una No Contributiva. El padre no sabe cómo terminar con la situación y te consulta.
Tú, infeliz abogado, preguntas muy sobrio, trabaja? Lo ha hecho alguna vez? Estudia Ingeniería Aeronáutica? Se está preparando las oposiciones de Registrador de la Propiedad?.
El padre responde compungido, no, se está preparando las oposiciones de Celador de la Junta, está haciendo un curso de marquetería del Sexpe, o trabajó un verano cogiendo fruta. Pero está todo el tiempo, según dice mi ex, pegado a la Play3 y de ahí al ordenador y con el mp4 en las orejas todo el día, usando la otra mano para el whatsapp del móvil de última generación.
Y tú insistes, sin más resultado que tu desesperación y la suya.
Deberíamos plantearnos, todos, empezando por los matrimonialistas, la necesidad de establecer limitaciones temporales a las pensiones de alimentos.
Hace años resultaba impensable que las pensiones compensatorias fueran temporales, hoy la excepción es la permanencia de las mismas.
Respecto de los alimentos debería ser similar. Bien señalando una edad máxima de percepción, a partir de la cual, invirtiendo la carga de la prueba, el alimentista debe acreditar que los necesita para subsistir. Bien, alegando el alimentante que el hijo no hace nada porque ni estudia con aprovechamiento, ni realiza una búsqueda activa de empleo, etc.
Los padres, por muy divorciados que estén, siguen sin ser el Banco de España, ni siquiera el de Santander, como los padres no divorciados.
No es aceptable, ni en esta situación económica, ni en otra, que se perpetúe esa situación injusta de padre paganini e hijo desalmado.
P.S. La degradación de la Justicia ha alcanzado esta mañana el último escalón de descenso, una mujer, que en opinión de las presentes no estaba bien de la cabeza, se ha orinado en el descansillo de la escalera. Podemos caer más bajo?

No hay comentarios: