viernes, 11 de julio de 2014

Errores aritméticos.

Es sabido que la mayoría de los abogados optamos por esta carrera porque en las matemáticas no íbamos a destacar igual.
Pero lo que he presenciado esta mañana en una sala de vistas, nunca esperé que sucedería.
Se celebraba la vista de una impugnación de un cuaderno particional de una liquidación de gananciales, y pese a que Su Señoría quería comenzar por el interrogatorio del contador-partidor, el demandante se ha empeñado en comenzar por sus peritos. 
Ambos letrados, aunque han interrogado, no han sido demasiado pesados ni reiterativos. Y por fin, le llega el turno al contador-partidor, y cuando le pide la Magistrada que ratifique su cuaderno, dice, "si, pero con una precisión, hay un error aritmético" que, una vez aclarado, cambia radicalmente el resultado. Le ha preguntado la Juez que por qué no lo ha avisado antes, y ha dicho la verdad, que hasta ayer por la tarde no lo ha revisado de nuevo, para la vista y ha sido cuando se ha dado cuenta de la metedura de pata.
Las caras de todos los presentes han sido para inmortalizarlas, pero no se hacen fotos en la Sala del Juzgado.
Así que después de todo, cada uno a su casa, y nuevo plazo para hacer alegaciones.
Ya se sabe, zapatero a tus zapatos. 

No hay comentarios: