viernes, 4 de julio de 2014

De 0 a 3.

A principios de semana, mi viernes era de lo más tranquilo, no tenía ningún señalamiento previsto. A las 3 de la tarde de hoy había celebrado un juicio en Familia y dos Penales, así, sin despeinarme.
No es lo normal, pero tampoco es un caso único.
El primero ha sido un favor a una amiga, y pese a "ganar", es decir, conseguir todo lo que se pedía porque la otra parte ha aceptado, he acabado enfadada y gritando a mi cliente por no querer/poder entender que se le había dado todo, todo y todo, hasta el lugar donde se recoge y se entrega al menor.
El segundo ha sido para echar una mano a un compañero, pues como aún carecemos del don de la bilocación, no podía estar en Badajoz y Sevilla a la vez. Ha sido gracioso, porque era la repetición de un juicio ya celebrado, y excepto la Magistrada, ni la Fiscal ni yo éramos las "titulares", pero nos ha salido a ambas estupendamente, ella ha conseguido su condena y yo que a los condenados se lo dejaran en 45 días de trabajo en beneficio de la comunidad.
El tercero ha sido por un justiciable al que no había visto nunca y al que, probablemente, no volveré a ver, pero que se ha pasado toda la mañana esperando a su abogado, que no ha tenido la decencia de comparecer. La Magistrada me ha pedido que hiciera el favor de defenderle, y considerando que el derecho de defensa y a un juicio sin dilaciones indebidas son sagrados, he conseguido una conformidad en 1 año, de 2 y medio que le pedían. El acusado me ha aceptado como abogada, le ha parecido bien el acuerdo y hemos salido todos satisfechos.
En fin, de 0 a 3.

P.S.: Al Letrado no comparecido se le ha deducido testimonio por "dejar abandonado a su defendido a las puertas del Juzgado" textualmente.

No hay comentarios: