jueves, 20 de noviembre de 2014

Funcionarios, funcionarios, funcionarios...

Lo siento por todos aquellos que lo son y son buenos, eficientes y trabajadores, que los hay a espuertas en las diferentes administraciones públicas, pero como ocurre en la prensa, la noticia no es que el perro muerda al hombre, es que el hombre muerda al perro.
Esta mañana me vivido una de las situaciones más surrealistas de mi vida profesional, cuando estaba en el control de entrada con la vigilante de seguridad de una Consejería, se me ha abalanzado una mujer preguntadome si iba a verla, como le he dicho que no, se ha quitado las gafas de sol que llevaba puestas dentro del edificio y se ha identificado con su nombre y su apellido y me ha informado de que se marchaba.
Yo, realmente, en ese momento, no tenía la certeza de tener que verla a ella, así que he seguido mi itinerario, finalmente, he acabado tras varios paseos, en el Servicio de la funcionaria premiosa.
Al llegar no había nadie y tras recorrer el pasillo, ha salido una señora de su despacho y amablemente me ha comunicado que a quien tenía que ver había salido a desayunar, algo lógico siendo las 10 y poco de la mañana.
Como preveía una espera de unos 15/20 minutos, en lugar de esperar arriba, me he bajado a la puerta a fumar y hablar por teléfono para ir resolviendo otros asuntos. Cuando más tranquila estoy, la misma funcionaria del principio, me ha vuelto a abordar con una insolencia y una falta de educación increibles, inquiriéndome sobre ¿qué le había dicho yo a su Jefe de Servicio?, no le había dicho nada, al contrario, había sido ella quien me lo había dicho a mi, le replico que no le he dicho nada y que ellos me han comunicado que estaba desayunando, a lo que tiene perfecto derecho y que mientras esperaba estaba allí en la puerta fumando, se ha alterado aún más y me ha dicho en un tono acosador y con un lenguaje corporal amenzante que "tenía 10 minutos".
La zopenca, cuando he subido, y dando por supuesto a qué iba yo, ha montado un pollo. Cuando, por fin, alguien, la Jefe de Servicio concretamente, he tenido a bien escucharme, he podido obtener lo que buscaba,, pues ni quería ver un expediente, ni se me había pasado el plazo para alegaciones, ni nada de lo que ella presuponía, sólo iba a recoger una notificación edictal, nada mas.

No hay comentarios: