martes, 17 de junio de 2014

Mal que le pese.

Si, mal que le pese al Exmo. Sr. Ministro de nuestro ramo, y esté empeñado en hacer un totum revolutum entre las profesiones de abogado y procurador, hay muchos como yo, que pensamos que ambos somos necesarios. No es la primera vez que lo digo, ni será la última seguro.
Cada uno realizamos tareas que yo diría que, además de complementarias en muchas ocasiones, en otras son incompatibles. Por eso, en nuestros centenarios textos legales se nos marcaban las diferencias. 
Esta mañana, he llegado mas tarde de lo habitual al Juzgado y cuando he pasado por Procuradores a "saludar" como una reminiscencia de los tiempos en que despachaba con ellos a diario por las mañanas y me llevaba las notificaciones puestas, para llegar al despacho y ocuparme sólo de visitas y de mi parte del trabajo, me han avisado de que un Pocurador me andaba buscando, preocupándose para que yo tuviera los Autos para calificar lo antes posible (es un asunto del turno) y ha subido, en cuanto he podido hablar con él para entregármelos en persona y aclararme que aún no teníamos la Diligencia de entrega, que luego me ha mandado por email.
¿De verdad cree el Miinistro de infausto recuerdo que los Procuradores y los Abogados somos intercambiables como los cromos? ¿Cuántos años, quinquenios, décadas hace que no ve el trabajo de un abogado o de un procurador en directo?¡Si su padre levantara la cabeza, le corría a gorrazos!.

No hay comentarios: