miércoles, 23 de octubre de 2013

La Audiencia.

Hoy voy a dedicar mi perorata a la Audiencia, concretamente a la Sección Civil. 
Desde la entrada en vigor de la Ley de Tasas, su volumen de trabajo se ha visto notablemente disminuido, por lo tanto, tienen una ingente cantidad de tiempo para pensar, repensar y estudiar los escasísimos asuntos que llegan a apelación, por tanto sus Sentencias se están volviendo innovadoras y con ello imprevisibles.
Sin embargo, no han perdido ni un ápice de su aversión a dar la cara en vistas públicas, como dirían en mi pueblo ¿qué se les infundirá? ¿tendrán miedo a que luego les reconozcan por la calle y les señalen con el dedo?.
Entre que residen apartados, y no ven las caras de casi nadie, no me extraña que estén seguros de vivir en un mundo paralelo, lo que también explicaría lo grotesco de algunas de sus decisiones.

No hay comentarios: