martes, 15 de octubre de 2013

Desastroso es quedarse corto...

Los Juzgados cada vez funcionan peor, y los de los pueblos se llevan la palma, aunque los de la capital tampoco les van a la zaga.
En el mes de abril presenté una querella, por supuesto, con todos sus aditamentos, es decir, firmada por Letrado y Procurador, con identificación de ambos, a efectos de LEXNET.
Pasados varios meses, es decir, en septiembre, y ante el ausencia de cualquier comunicación del Juzgado, pedí a un compañero de la localidad que preguntase por el asunto, y cual no sería mi sorpresa cuando me dice que se han inhibido a la capital. Eso si, no me han dicho nada.
Me peleo con los libros del Decanato y encuentro las Diligencias en uno de los Juzgados de Instrucción, vuelta a pelear con los Libros de Registro, y ¡oh sorpresa!, estos también se han inhibido a otro de los Instrucción de aquí. Sin noticias de Gurb.
No puedo comprender para qué se necesita un abogado y un procurador, cuando lo que realmente quieren los que trabajan del otro lado de las mesas de las oficinas judiciales, es guisárselo y comérselo ellos solos.
Creo que nadie les ha explicado que somos IMPRESCINDIBLES, Y SIN NOSOTROS NADA DE LO DEMÁS PUEDE EXISTIR.

No hay comentarios: