jueves, 25 de octubre de 2012

Qué complicado!!!

Qué enrevesada se vuelve, a veces, la vida. La de los Letrados y también la de sus clientes.
Ya lo he dicho aquí, creo, en más de una ocasión, nadie es completamente bueno ni totalmente malo.
Hay circunstancias en el trabajo que te hacen replantearte cosas que, normalmente das por sabidas o por válidas sin ulterior explicación, y cuando un asunto te enfrenta a tu cotidianidad, te das cuenta, de verdad, de lo "vendidas" que podemos llegar a estar las personas normales si alguien te acusa de un delito de los que llamamos contra las personas.
La declaración de la víctima, juisprudencialmente definida como inatacable, te deja inerme y demostrando tu inocencia.
Pensemos en ello.

No hay comentarios: