martes, 16 de octubre de 2012

Nuevas tecnologías

A los abogados nos pasan cosas raras desde siempre, pero desde que hemos incorporado a nuestros quehaceres diarios las redes sociales y los sistemas de mensajería instantánea, es la bomba.
Tenemos clientes a los que abroncamos por Facebook, otros que nos comunican sus dudas por Twiter, y por último los que en una confusión, nos envían vídeos de dudoso gusto por WhatsApp.
Y me diréis, no hay que dar aceptar entre los amigos a clientes, pero la mayoría de las veces llegan a ti a través de amigos o porque tienen tu correo electrónico o tu número de móvil.
Es lo que tienen los nuevos tiempos.

No hay comentarios: