lunes, 3 de septiembre de 2012

Estamos de vuelta y nada cambia a mejor

Despues de unas mas que merecidas vacaciones, tanto para vosotros como para mi, ya me he reincorporado del todo.
El viernes tomé mi primer contacto con el trabajo en una guardia de juicios rápidos, y como las cosas sólo empeoran, no pudimos dejar el tema zanjado, ya que el Juez no estaba, así que mi cliente, comió, merendó, cenó y desayunó calabozos, hasta que el sábado a la hora de la comida resolvieron su situación personal.
El embrollo se ha prolongado hasta hoy. Estabamos citados a las 9, hemos salido a las 15:30 horas, para tomar UNA DECLARACIÓN, la de la víctima, y como no nos hemos conformado, ya que la única prueba era un parte médico cuyo contenido no coincidía con la versión de los hechos de ésta, ni siquiera hemos practicado las tres testificales de los tres testigos citados por Instrucción.
El Ministerio Fiscal, en el más puro estilo inquisitorial, ha obviado citar, en su Escrito de Acusación para el Penal, a uno de los testigos, que además es citado como presencial tanto por imputado como presunta víctima.
La Justicia en este país en materia de violencia es aberrante, desde todos los puntos de vista.  
Después del descanso, venía con la absurda idea de que, a lo mejor, la situación mejoraba, sólo por ese pensamiento buenista que nos invade tras el relax.
En fin...

1 comentario:

Anónimo dijo...

Por favor, las cosas dilas claras.
No es que el juez no estuviese, sino que no le salio de los mismisimos cojones venir, porque "si no hay nada importante el no viene los viernes". Eso es lo que me han contado que decía la policia que dijo el "juez mierdero" en cuestión.
Se conoce que tu cliente, según el juez, debia ser gentuzilla o algo así, y por eso no se dignó venir.
Creo que huelga decir nada más de la justicia en este país nuestro...