miércoles, 26 de septiembre de 2012

Años sabáticos.

Todos los que trabajamos en la Justicia, fundamentalmente Jueces, Secretarios y Fiscales, pero empezando por los Letrados, deberíamos tomarnos un año sabático. Cada diez, uno libre, pero no para holgazanear, sino para revisar, repasar, y replantearnos el trabajo realizado, desde la perspectiva del tiempo, la experiencia y el estudio.
Calmaríamos muchas de las "pasiones" que a diario, no sólo nublan, incluso ciegan nuestro juicio.
Debería ser preceptivo y con trabajo de fin de curso.
Ya se que de entrada suena a vacaciones que no nos podemos permitir los que no cobramos sueldo mensual a cargo de los impuestos, pero tanto nuestro trabajo, como nuestro humor, mejoraría.
Tras nueve años consecutivos estamos quemados, asqueados, hartos, aburridos, y todo lo que se os ocurra, de clientes, compañeros, "operadores jurídicos" varios.
Serviría también de arel para separar las vocaciones de las conveniencias y de las circunstancias. Quedarían, al final, los que hacen su trabajo porque además de ser un medio de vida, disfrutan haciéndolo.

No hay comentarios: