lunes, 8 de enero de 2018

Si uno no quiere...

Dice el refrán que si uno no quiere, dos no se entienden... Pues no es mas que la pura verdad. 
A finales de septiembre llegó a mi despacho un asunto trasnacional, con un traslado de una menor, de su domicilio y colegio, a otra ciudad fuera de la provincia, sin el consentimiento, ni el conocimiento del padre no divorciado. Se hicieron las pertinentes pesquisas, pero al final hubo que presentar denuncia y gracias a ello, conseguimos el teléfono del abogado de la madre, el cual, hasta ahora, ha estado desaparecido.
Las actuales circunstancias (en mi opinión escasez de recursos económicos de la madre), y dado que el procedimiento de divorcio ya está entablado en país extranjero, competente, hacen que sólo nos podemos entender sobre las cuestiones relativas a las relaciones paternofiliales, y ahora si que se busca el acuerdo.
Si no se perjudicasen los intereses de mi cliente, que lleva sin ver a su hija menor desde septiembre de 2017, ahora quien iba a esperar iba a ser la otra parte.
Sin embargo, como abogado se que la diligencia en resolver esta controversia es fundamental y esta misma noche, o mañana a lo más tardar, tendrán una respuesta.
Todo esto se podría haber solventado en noviembre, pero...como decía, si uno no quiere....

No hay comentarios: