martes, 8 de abril de 2014

Reconciliación.

Es la temporada de la reconciliación.
A medias, con el Juzgado de Sevilla, que por fín, tras meses y meses y recursos y recursos, sin nada nuevo, me ha dado los Autos que llevaba tanto reclamando. ¿Habrá sido que se acercan las grandes fiestas sevillanas, la Semana Santa y la Feria de Abril, y eso les ha cambiado el carácter y la obstinacion?. Sea lo que sea, al menos ¡YA PUEDO HACER MI TRABAJO!. No creáis que me voy a conformar, ahora seguiré dando guerra, aunque al menos, ya se de que van ellos y no andaré más a ciegas.
Y a enteras con los usuarios del Turno de oficio. Esta mañana tenía una verbal de oficio, una cosa compleja y que requería atención y estudio, y eso exactamente es lo que le hemos dedicado mi compañero y yo. Me he sentido satisfecha del desarrollo de la vista, aunque no tengo ni idea de cual será el resultado. Pero lo mejor de todo ha ocurrido esta noche, cuando mi cliente, tras llegar a su ciudad de vuelta, me ha llamado por teléfono para darme/darnos las gracias por cómo hemos hecho nuestro trabajo, para decirme, que nunca se había sentido en un Juzgado como hoy, por cómo hemos apoyado y defendido su causa.
Con estas pequeñas cosas se compensan otros comportamientos.
Adoro ser abogada y pertenecer al Turno de oficio, aunque, a veces, no lo aprecien.     

No hay comentarios: