miércoles, 6 de noviembre de 2013

Hasta la coronilla.

E incluso hasta unos centímetros por encima. Si los sinvergüenzas, despreocupados, irresponsables, caraduras, y cuantas lindezas mas entren en vuestro vocabulario, volasen, no veríamos la luz, ni del sol ni de las farolas.
Vuelvo a estar indignada con el nulo respeto que los clientes y/o usuarios del Turno de Oficio, tienen a los Letrados, que reciben por defenderles poco mas que un óbolo. 
Hace poco traté el tema y hoy reitero la misma idea, cuando vuelcan SU PROBLEMA en el profesional ya es solo problema del abogado, ellos se desentienden completamente.
Luego está el espécimen cliente aprovechado que cree que tu trabajo no vale nada, y que el dinero que les has ahorrado, los problemas que les has evitado y las negociaciones que tu has preparado y cerrado con éxito, ellos lo harían igual o mejor, y no tienen que pagarte. Estos, además, no dudan en mentir ante los tribunales, porque ellos tiene amigos poderosos que les aconsejan, aunque con semejantes amigos, yo prefiero tener enemigos.

No hay comentarios: