martes, 23 de abril de 2013

Entender y explicar

A veces nuestro trabajo se complica porque al no ser ni expertos nosotros, ni experto nuestro auditorio, es mucho más difícil argumentar de manera convincente y precisa.
Eso me ocurre con delitos económicos, reclamaciones en asuntos de construcción y, en mi caso particular, conflictos laborales.
Pero lo bueno de estos casos es que suponen un doble reto, el de comprenderlo y el de exponerlo de forma comprensible, y todo ello en tiempo récord.

No hay comentarios: