martes, 20 de mayo de 2014

Judicial versus Legislativo.

La perversión de nuestro sistema ha llegado al cúlmen. El hundimiento de la cultura occidental es inminente, ya que los intocables encargados de aplicar la ley, según el principio de separación de poderes de Jean Louis de Secondat, Barón de Montesquieu, y consagrado en la Constitución Española de 1978 en el Capítulo 2º del Título III y en el Título VI, se dedican a suplantar al Poder Legislativo, y no precisamente en cuestiones baladíes.
Repele a cualquier jurista leer lo anterior, ya que choca frontalmente contra todos los principios del Estado de Derecho y contra cualquier ordenamiento jurídico civilizado, pero aún así ocurre, cada día, sin faltar ni uno.
Ahora no sólo la ignorancia de la ley no exime de su cumplimiento, tampoco lo hace el desconocimiento de la más reciente jurisprudencia, aunque ésta haya sido publicada entre 7 y 9 años después del acontecimiento.
Es verdaderamente grave que las Cortes Generales no se planten ante esas usurpaciones de poder y funciones, ¿será porque hay que tener contentos a los de las puñetas por sí acaso?

No hay comentarios: