martes, 17 de septiembre de 2013

Nulidad estimada.

A veces funciona la Justicia, las menos, pero lo hace. Empecé septiembre con un soponcio monumental a cuenta de la superestafa de 1700 folios. Hoy ya estoy plenamente calmada, aunque se me hayan caído todos esos folios encima. La Sala ha estimado la nulidad de actuaciones y retrotrae los Autos a fecha de formulación de los Escritos de Defensa, así que, al menos, tendré la posibilidad de decir lo que YO quiera en el escrito, de proponer MIS pruebas, de defender MIS argumentos, y sobre todo, de que las hostias que reciba me haya ganado a pulso.
Los delitos económicos son complejo, arduos de entender y difíciles de defender, aunque no se trate de blanqueo de capitales ni de ingeniería financiera, pero me tocan todos... Otros compañeros tienen suerte y les asignan delitos contra las personas (homicidios/asesinatos) y yo acabo bailando con la más fea, la del vestido de cifras y balances y la rebequita de contabilidad. ¡Y eso que hice abogada porque no me gustaban los números!.

P.S.: Desde aquí quiero desear una pronta recuperación al Presi, aunque no lea esto, seguro que alguno se lo chivateareis.

No hay comentarios: