martes, 3 de septiembre de 2013

Caprichos que pagamos todos.

La normalidad se ha instalado en mi vida laboral, y mañana me reincorporo a las guardias con una de violencia que espero que sea leve, por la posible víctima y también por mi.
Entre las notificaciones de hoy ha habido una que me ha sorprendido. A finales de abril tuvimos un juicio testamentario que, por fin, se resolvió, conforme a la ley, tras varios sucesos y resoluciones de una legalidad cuestionable e incluso rayana en la ignorancia del derecho y en la prevaricación. Y ahora, cuatro meses después, la otra parte solicita el desglose de documentos, muy lógico, y copia de la grabación de la vista, y esto último, al menos aquí, sólo se concede cuando es necesario para un recurso. No cabe pedirla para tenerla en casa "de recuerdo" como el DVD de la boda. Pero mas curiosa que la petición, es que se lo han proveído accediendo a la copia del juicio.
No entiendo que se malgaste el exiguo dinero público para pagar el tiempo del funcionario encargado de grabar el DVD, sólo por el capricho de una parte.
  

No hay comentarios: