martes, 27 de noviembre de 2012

Vaya tarde

Hoy ha sido una jornada completa, coronada por una tarde redonda, desde las cuatro y hasta las ocho sólo he abierto la boca una vez para hablar con un cliente.
El resto del tiempo ha sido un mudo diálogo con la pantalla de mi ordenador, preparando una demanda ejecutiva de unas costas de un incidente de unas Diligencias Previas de 2003, si, de 2003, como veis sobre todo diligentes. Ya aclaro que no se tramitaron en ningún Juzgado de la capital, la velocidad en los pueblos es distinta, la velocidad y el resto de las cosas.
He pedido que se de realidad a la virtualidad derivada del Auto y el Decreto de una Ejecución.
En fin que al final de la tarde, y con lo que yo hablo, tenia la lengua pegada al paladar,
Prefiero las tardes con visitas.

No hay comentarios: