viernes, 9 de noviembre de 2012

Seguir aprendiendo.

Todos los abogados nos vemos obligados a estudiar a diario para hacer bien nuestro trabajo.
Participamos en jornadas y congresos, hacemos cursos, y nos reciclamos.
Mientras al resto de los trabajadores sus jefes, sus empresarios o la administración pública en la que trabajan les sufraga los gastos, nosotros pagamos por trabajar y pagamos por nuestra formación continua.
Todo sea por ser mejores en lo nuestro.

No hay comentarios: