jueves, 25 de septiembre de 2014

¿Qué hacer?

Desde hace un par de semanas, tengo sobre la mesa un problema irresoluble.
Matrimonio divorciado, pero indisolublemente unidos por una hipoteca al Banco y entre si.
Mi cliente no quiere ni oir hablar de quedarse con ese piso que tan malos recuerdos le trae. Tampoco está dispuesto a seguir haciendo frente al pago de su mitad pues su ex mujer paga tarde mal y nunca su parte. 
Ante ello, no puede hacer absolutamente nada mas que aguantarse, y soñar con que ella quiera aceptar la venta de la casa.
Podemos dejar de pagar, y nos vendrá el Banco a embargar, a ambos. El inconveniente es que ella no tiene ni donde esconderse, y el tiene trabajo.
No se realmente qué es lo mejor para él.
Y, por desgracia, la ponencia de esta tarde, del Congreso de Derecho de Familia, no me ha ayudado.

No hay comentarios: