lunes, 1 de septiembre de 2014

Estamos de nuevo en la brecha.

Comienza nuestro nuevo curso laboral,  y como no puede ser de otra forma, el primer día es duro, basicamente por la falta de costumbre, de pensar y rendir a tiempo completo y por tener que llevar traje y tacones todo el tiempo.
Aún así, estoy encantada de volver, primero por el reencuentro con los amigos y compañeros, segundo por recuperar la rutina, que tan necesaria me es, y tercero por las tres cosas que me han notificado hoy.
Por fin me han despachado una Ejecución que insté en diciembre de 2013 en Olivenza, si, diez meses para decretarla. Segundo, porque me han citado para un penal el proximo 2 de febrero de 2015, y tercero porque se ha archivado una causa por el cumplimiento de la condena.
La tarde ha sido favorable, lo cual me predispone para los palos del resto de la semana,.
El curso, igual que cada primero de septiembre, se presenta lleno de esperanza y de expectativas, los fracasos y las decepciones las afrontaremos cuando se vayan presentando.
Así que, a todos, bienvenidos al trabajo.


No hay comentarios: