miércoles, 10 de septiembre de 2014

Lectura de derechos.

Cualquier abogado que haya llevado algún asunto penal sabe que lo primero, antes de cualquier toma de declaración, sea policial o en fase de instrucción, siempre hay que leer los derechos al detenido o imputado.
Esta mañana, el funcionario que tenía que cumplimentar la declaración requerida por exhorto, se ha despistado, y tras comenzar el interrogatorio pertinente, mi padawan Belén me hizo notar el olvido, lo comuniqué a gestor judicial, a efectos de evitar una nulidad de actuaciones, y se dispuso a la lectura, como ya se había trabucado un poco, traté de echarle una mano al respecto, y a mi segunda frase el imputado comenzó a recitarlos con una soltura y naturalidad que ha provocado las carcajadas de todos los presentes, al terminar ha rematado su actuación aseverando "me lo sé de memoria".
Sin embargo, la guinda del pastel ha sido el contenido de la deposición del dicente, con la correspondiente parafernalia de dos policías nacionales, uno a cada lado y sus muñecas engrilletadas.."Yo no he hecho nada...claro, a alguien hay que echar la culpa de ese robo...".
Como podéis imaginar la escena ha sido muy muy cómica.

No hay comentarios: