viernes, 30 de enero de 2015

Obligaciones tributarias.

Ayer, como muchos miles de autónomos y profesionales tuve que cumplir con la mas penosa de las obligaciones, la de la declaración anual de IVA.
No me niego a pagar los pertinentes tributos  por mi trabajo, me parece que es mi precio por el estado del bienestar.
A lo que me niego es a convertirme, sin contraprestación alguna, en recaudador, conservador y liquidador de un impuesto que no he establecido, que no he regulado, y que nadie me agradece el tiempo y esfuerzo que le dedico.
Yo no desempeño ningún rol en la AEAT, pero soy un "funcionario fijo discontinuo a tiempo parcial responsable de cobrar (a los pobres administrados) y de ingresar a favor del Tesoro" y encima se me exige que no intente evadir ni un céntimo y no me mandan ni una postal por Navidad.
Si quieren sacarme el dinero, que tanto me cuesta ganar, del bolsillo, deberían tener la decencia de hacer ellos el trabajo, encima lo tengo que hacer yo, y poner buena cara....es mucha jeta la que tiene el Estado.

No hay comentarios: