martes, 25 de marzo de 2014

Testarudez frente a derecho de defensa

Mientras en nuestro sistema legal penal, comenzando por la Constitución, el derecho de defensa se configura como sagrado, la perversión del actuar diario de los Juzgados de Instrucción, camina por el empecinamiento de hurtarlo una y otra y otra vez.
No todo vale en cuanto a la vulneración de los derechos fundamentales. Nadie aceptaría que se dieran dos bofetones y tres puñetazos a un acusado para que confesase, sin embargo, les parece normal coartar, a ese mismo acusado, acceder a su causa y, tras haber tomado conocimiento de las pruebas que se tienen contra él, poder proponer y practicar todas aquellas pertinentes para su descargo.
Para el Juzgado de Instrucción nº 2 de Sevilla, es así, vulnerando todos y repito TODOS los derechos de la persona, que acusada de un presunto delito, es inocente mientras no se DEMUESTRE lo contrario, PERO CON IGUALDAD DE ARMAS.
¿Los procesos inquisitoriales deberían ser cosa del pasado o hemos vuelto a la Francia del siglo XVIII y se encierra a cualquiera con una lettre de cachet.?

No hay comentarios: