jueves, 27 de marzo de 2014

¿Juzgar está sobrevalorado?

Está mañana, he mantenido una conversación que me ha dejado impresionada por la manera tan directa, simple y sencilla en que me ha desmitificado la función jurisdiccional.
Cada día, ante cada situación, cada uno de nosotros juzga, de forma natural y automática, a personas y situaciones, y esos juicios, además, añado yo, tras pensar en ello, admiten, apelación, casación, amparo al TC, recurso ante el TEDDHH, terceras, cuartas, quintas instancias, en definitiva, incluso, revisión de sentencia firme.
¿Por qué, entonces, tenemos tan sacralizada la función jurisdiccional y denostamos la labor de los letrados de las partes, que no pueden permitirse el lujo de juzgar sobre el asunto a defender?.
Es una reflexión que merece que se le dedique un par de minutos, sobre todo para que, el próximo día que nos sentemos en el estrado seamos conscientes de que lo que hace el Juez, nosotros lo hacemos a diario, pero lo que nosotros hacemos, ellos no lo hacen nunca.

No hay comentarios: